Madurez espiritual

A medida que maduramos en la vida espiritual,
nos sentimos más cómodos con las paradojas,
más apreciativos con las ambigüedades de la vida,
sus muchos niveles y conflictos inherentes.
Desarrollamos un sentido por la ironía de la vida,
la metáfora, el humor y la capacidad de abrazar el todo,
con su belleza y furia, en la gracia del corazón.
Jack Kornfield
El taoísta Lao Tzu celebraba este espíritu cuando escribió:
Aquel que está centrado en el tao puede ir donde quiere sin peligro.
Percibe la armonía universal, incluso en medio de grandes dolores,
puesto que ha hallado la paz en su corazón.

1 comentario: