La parábola de la flor sin aroma

Se parece el método sin intención pura a una bella flor que no exhala ningún aroma.
La intención pura embellece el alma, y es como un maravilloso perfume que exhala la mente y que orienta el método hacia el verdadero crecimiento interior y la realización de uno mismo. Esa intención, cuando es pura, es también altruista, es decir, la persona trata de mejorarse y evolucionar no sólo para beneficio propio, sino también para los demás. Del mismo modo que la lámpara no sólo se procura luz a sí misma, sino a todo lo que la rodea, así la persona que mejora su vida interior y se armoniza también irradia su "perfume" en todas las direcciones.
Ramiro Calle
Los Mejores Aforismos y Parábolas de Oriente.