Según el Sutra de la Atención Mental, mientras se friegan los platos uno esta solamente fregando los platos, lo cual quiere decir que mientras se hace eso uno debe estar completamente atento al hecho de que está fregando. A primera vista puede parecer un poco tonto: ¿por qué poner tanta preocupación en algo tan simple? Pero ese es precisamente el asunto. El hecho de que yo esté aquí lavando boles es una realidad maravillosa. Estoy siendo totalmente yo mismo, siguiendo mi respiración, consciente de mi presencia y consciente de mis pensamientos y acciones. No hay forma de ser zarandeado estúpidamente como una botella llevada de aquí para allá por las olas. La consciencia no puede ser dispersada como la espuma en la cresta de las olas cuando se estrellan contra el acantilado.
Si mientras lavamos los platos, solamente estamos pensando en la taza de té que nos aguarda o en cualquier cosa que pertenezca al futuro, o nos estamos apresurando a quitarnos los platos de encima como si fueran una molestia, entonces no estamos "fregando los platos para fregar los platos", y lo que es más, no estamos vivos durante el tiempo que tardamos en hacerlo. De hecho, somos completamente incapaces de apreciar el milagro de la vida mientras permanecemos en la pila. Si no podemos fregar los platos, todas las oportunidades serán de que tampoco podremos disfrutar nuestra taza de té; mientras nos la bebemos estaremos pensando en otras cosas, apenas despiertos al hecho de la taza de té que tenemos entre las manos. De este modo estaremos absortos en el futuro y lo que eso significa realmente es que seremos incapaces de vivir un solo momento de nuestra vida.
Thich Nhat Hanh
Del libro, Cómo lograr el milagro de vivir despierto
... Se me mostró
un mar muy agitado y embravecido, con las olas muy elevadas. Vi después que bajo la superficie reinaban una paz y una calma maravillosas. Oí estas palabras: Busca y halla la paz que está más allá de toda comprensión en tu interior más profundo, y consérvala, suceda lo que suceda en el exterior.
Eileen Caddy

La música del silencio

El mensaje central del monacato, expresado a través del canto, es la suprema importancia del tiempo y de cómo nos relacionamos con él: cómo nos ocupamos y respondemos al momento presente, a lo que tenemos ante nosotros.
El mensaje de las horas consiste en vivir cotidianamente con los verdaderos ritmos diarios. Vivir conscientemente, respondiendo y dirigiendo intencionadamente nuestras vidas desde el interior, sin ser arrastrados por las exigencias del reloj, por los planes exteriores, por las puras reacciones a aquello que suceda. Viviendo los verdaderos ritmos nos volvemos más reales. Aprendemos a escuchar la música del momento, a oír sus dulces súplicas, sus sensatas directrices. Aprendemos a danzar, un poco, en nuestros corazones, para abrir algo más nuestras puertas interiores, a escuchar la música del silencio, el divino aliento vital del universo.
David Steind-Ras & Sharon Lebell
No prolongues el pasado,
no invites al futuro,
no alteres tu innata vivencia,
no temas a las apariencias.
¡No hay más que eso!
Patrul Rinpoche

Alcanza tu sueño

Sé firme en tus actitudes y perseverante en tu ideal. Pero sé paciente, no pretendiendo que todo te llegue de inmediato. Haz tiempo para todo, y todo lo que es tuyo, vendrá a tus manos en el momento oportuno. Aprende a esperar el momento exacto para recibir los beneficios que reclamas. Espera con paciencia a que maduren los frutos para poder apreciar debidamente su dulzura. No seas esclavo del pasado y los recuerdos tristes. No revuelvas una herida que está cicatrizada. No rememores dolores y sufrimientos antiguos. ¡Lo que pasó, pasó! De ahora en adelante procura construir una vida nueva, dirigida hacia lo alto y camina hacia delante, sin mirar hacia atrás. Haz como el sol que nace cada día, sin acordarse de la noche que pasó. Sólo contempla la meta y no veas que tan difícil es alcanzarla. No te detengas en lo malo que has hecho; camina en lo bueno que puedes hacer. No te culpes por lo que hiciste, más bien decídete a cambiar. No trates que otros cambien; sé tú el responsable de tu propia vida y trata de cambiar tú. Deja que el amor te toque y no te defiendas de él. Vive cada día, aprovecha el pasado para bien y deja que el futuro llegue a su tiempo. No sufras por lo que viene, recuerda que “cada día tiene su propio afán”. Busca a alguien con quien compartir tus luchas hacia la libertad; una persona que te entienda, te apoye y te acompañe en ella. Si tu felicidad y tu vida dependen de otra persona, despréndete de ella y ámala, sin pedirle nada a cambio. Aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso. Desparrama en todas partes la alegría que hay dentro de ti. Que tu alegría sea contagiosa y viva para expulsar la tristeza de todos los que te rodean. La alegría es un rayo de luz que debe permanecer siempre encendido, iluminando todos nuestros actos y sirviendo de guía a todos los que se acercan a nosotros. Si en tu interior hay luz y dejas abiertas las ventanas de tu alma, por medio de la alegría, todos los que pasan por la calle en tinieblas, serán iluminados por tu luz. Mahatma Gandhi
El Guerrero de la Luz a veces actúa como el agua, y fluye entre los obstáculos que encuentra. En ciertos momentos, resistir significa ser destruido; entonces, él se adapta a las circunstancias. Acepta sin protestar que las piedras del camino tracen su rumbo a través de las montañas. En esto reside la fuerza del agua; jamás puede ser quebrada por un martillo, ni herida por un cuchillo; la más poderosa espada del mundo es incapaz de dejar una cicatriz sobre su superficie. El agua de un río se adapta al camino más factible, sin olvidar su objetivo: el mar. Frágil en su nacimiento, lentamente va adquiriendo la fuerza de los otros ríos que encuentra. Y a partir de un determinado momento, su poder es total.
Paulo Coelho

Diáfano como el espacio

Tu mente lo hace todo. Si crees que una cosa es difícil, es difícil. Si crees que es fácil, es fácil. Si crees que no es ni fácil ni tampoco difícil, entonces no es ni difícil ni fácil. ¿Qué es entonces?
Bebe un poco de agua y lo comprenderás por ti mismo ... ¿está fría o caliente? No lo hagas ni difícil ni fácil. No "hagas" nada. Cuando hagas algo, simplemente hazlo. Eso es Zen.
Todos tenemos preguntas sobre esta vida. Por eso practicamos. "¿Qué es Buda? ¿Qué es la mente? ¿Qué es la consciencia? ¿Qué es la vida y qué es la muerte?". Si deseas entender la dimensión de Buda, debes tener una mente diáfana como el espacio. Ésa es ya la mente de Buda. Mantener tu mente limpia como el espacio significa que tu mente es clara como un espejo: cuando algo rojo se sitúa delante del espejo, éste muestra el rojo. Si se sitúa algo blanco, aparece blanco. A veces le damos el nombre de "mente refleja". Reflejas el universo exactamente como es. Ésa es la verdad.
Seung Sahn

Nos alcanza ya un soplo global de transformación

Koldo Aldai ha entrevistado a Daniel Meurois Givaudan, autor del “El secreto de Asís”, a propósito de la vida de Francisco de Asís.
Me es muy grato adjuntar este resumen de su charla:
Extractos:
¿Qué lección fundamental extraemos del mensaje de su Francesco? Francesco consigue vivir una fusión total con la creación. Abriga un sentimiento de unidad con todo lo que existe. Su reconocimiento de la inclusividad le hace crecer como a un Cristo. A través de él, el espíritu libera a la materia. La profundización en la humildad le hace también tomar la dimensión de un Cristo.
¿Qué recorrido hace? El regalo más grande que la Divinidad ha hecho a la humanidad es la libertad. Francesco rehace por sí mismo el camino de la integración. Recorre lo diverso y reencuentra la unidad en sí mismo. Al final se da cuenta de que la pobreza tampoco es un camino, sí la simplicidad.
¿A qué es debido ello? Llegamos al final de un ciclo donde se hace evidente que la humanidad ha de pasar a otro modo de conciencia. Ha habido un fenómeno de contagio de conciencia muy rápido que permite un cambio de estructuras. Hemos de cambiar el software interno, y para ello hemos de estar muy coordenados con el ordenador central. Es el movimiento de la tierra el que llama a esta transformación. Está más allá de nuestra decisión como individuos. Nos alcanza un soplo global de trasformación.
¿Muchos son los Caminos…? No hay una vía que sea la Vía. Hay tantas vías como sensibilidades del alma. Si hay una vía es la del Cristo o del Buda interior. Me acuerdo de una historia: Un maestro budista anunció que iba a partir, que su alma iba dejar su cuerpo. Dijo que iba a dar detalles del lugar donde iba a encarnar. Les dijo: “no busquéis señales ni en el Tíbet, ni en Oriente. Puedo venir en un ambiente cristiano...”

Mi práctica

Si, tengo mi propia práctica. La llamo: "Vivir una vida humana". Y trato de practicar con regularidad.
A veces me olvido de mi práctica y empiezo a hacer cosas extrañas y extravagantes como meditar, o retener el aliento, o lo que sea. Pero la práctica con la que estoy realmente comprometido es la de llevar una vida corriente.
De modo que mi práctica implica la sadhana de ser padre de dos maravillosos niños. Mi sadhana implica escuchar cuando la gente me hace observaciones y tener presente la humildad de no ser inaccesible al reproche. Mi práctica incluye sentirme deseoso de estar absolutamente inmerso en el lodo de la humanidad siendo, al mismo tiempo, pura consciencia. Mi práctica se ha convertido en no utilizar ideas, ni fugaces experiencias espirituales para escapar, sea de la forma que sea, del curriculum de la vida humana.
... No creo que haya necesidad de práctica alguna más allá de estar aquí en este planeta afrontando con un corazón abierto lo que la vida te presenta.
Arjuna Nick Ardagh
... Se me mostró un profundo pozo oscuro, y en la parte superior había un cubo atado a una cuerda. Vi cómo el cubo era introducido en el pozo, y al sacarlo de la oscuridad estaba lleno a rebosar de un agua clara y pura.
Oí estas palabras:
En lo profundo de cada alma se encuentra la pureza del Espíritu. Toma tiempo para buscarla hasta que la encuentres, y a continuación, sácala.
Eileen Caddy