Reconocer nuestra propia canción

"Cuando una mujer de cierta tribu de Africa sabe que está embarazada, se interna en la selva con otras mujeres y juntas rezan y meditan hasta que aparece la canción del niño. Saben que cada alma tiene su propia vibración que expresa su particularidad, unicidad y propósito. Las mujeres entonan la canción y la cantan en voz alta. Luego retornan a la tribu y se la enseñan a todos los demás. Cuando nace el niño, la comunidad se junta y le cantan su canción. Luego, cuando el niño comienza su educación, el pueblo se junta y le canta su canción. Cuando se inicia como adulto, la gente se junta nuevamente y canta. Cuando llega el momento de su casamiento, la persona escucha su canción. Finalmente, cuando el alma va a irse de este mundo, la familia y amigos se acercan a su cama e igual que para su nacimiento, le cantan su canción para acompañarlo en la transición." "En esta tribu de Africa hay otra ocasión en la cual los pobladores cantan la canción. Si en algún momento durante su vida la persona comete un crimen o un acto social aberrante, se lo lleva al centro del poblado y la gente de la comunidad forma un círculo a su alrededor. Entonces le cantan su canción" "La tribu reconoce que la corrección para las conductas antisociales no es el castigo; es el amor y el recuerdo de su verdadera identidad. Cuando reconocemos nuestra propia canción ya no tenemos deseos ni necesidad de hacer nada que pudiera dañar a otros" "Tus amigos conocen tu canción y te la cantan cuando la olvidaste. Aquellos que te aman no pueden ser engañados por los errores que cometes o las oscuras imágenes que muestras a los demás. Ellos recuerdan tu belleza cuando te sientes feo; tu totalidad cuando estás quebrado; tu inocencia cuando te sientes culpable y tu propósito cuando estás confundido." "No necesito una garantía firmada para saber que la sangre de mis venas es de la tierra y sopla en mi alma como el viento, refresca mi corazón como la lluvia y limpia mi mente como el humo del fuego sagrado".

Tolba Phanem

Toca las campanas que aún puedan sonar, olvídate de tu perfecta ofrenda. Siempre hay una grieta por donde penetra la luz.
Leonard Cohen

Inexpresable resplandor

Cuando contemplo la verdadera naturaleza del universo,
todo es la siempre inmaculada expresión
de la misteriosa realidad.
Cada partícula de materia,
en todos y cada uno de los instantes, en todos los lugares,
no es más que el inexpresable resplandor
del Tathagata.
Torei Zenji
En las diez direcciones
del universo de Buda
solo hay un camino.
Cuando vemos con claridad,
no hay diferencia en las enseñanzas.
¿Qué se pierde, qué se gana?
Si ganamos algo,
ahí estaba desde un principio.
Si perdemos algo, está oculto cerca.
Ryokan

Convertirnos en lo que somos

[Thoreau] descubrió, al abrir los ojos, que la vida proporciona al hombre todo lo necesario para su paz y gozo. Sólo has de utilizar lo que pone a tu disposición ... "¡La vida es bella!", parece estar diciendo siempre. "¿Relájate" La vida es aquí, en ti. No ahí, no en la montaña".
Encontró su Walden. Pero Walden está en todas partes, si el hombre es hombre. Walden se ha convertido en un símbolo. Debería convertirse en una realidad. El mismo Thoreau se ha convertido en un símbolo. Pero fue sólo un hombre, no nos olvidemos de eso. Convirtiéndolo en símbolo, levantándole monumentos conmemorativos, echamos por tierra el propósito mismo de su vida. Solamente viviendo en plenitud nuestras vidas podremos honrar su memoria. No deberíamos tratar de imitarle, sino de sobrepasarle. Cada uno de nosotros posee una vida totalmente diferente que vivir. No deberíamos esforzarnos en ser unos Thoreua, ni siquiera en ser como Jesucristo, sino en convertirnos de verdad y en esencia en lo que somos. Ése es el mensaje de todos los grandes individuos y el significado que encierra ser un individuo. Conformarnos con algo inferior a eso es aproximarnos a la nulidad.
Henry Miller

Bajar las armas

"Nuestro objetivo último debe ser la desmilitarización completa del planeta. Si se planifica adecuadamente y la gente fuera educada para comprender sus ventajas, creo que sería posible. Aunque podamos hablar de conseguir una desmilitarización global, debemos empezar con algún tipo de desarme mental. La paz mental es la clave para una paz mundial genuina, cuyos cimientos serían un sentido de comprensión y respeto por todos los demás seres humanos y en nombre de la compasión y el amor”.
El Dalai Lama. “Desarme y compasión”
“La responsabilidad no recae solamente sobre los líderes de nuetros países o sobre aquellos que han sido elegidos o designados para ocupar un determinado cargo. La responsabilidad recae sobre cada uno de nosotros de forma individual. La paz empieza en la mente de cada uno. Cuando tenemos paz interior, podemos estar en paz con quienes nos rodean. Cuando nuestra comunidad está en paz, puede compartir esa paz con las comunidades vecinas, y así sucesivamente. Cuando sentimos amor y bondad por los demás, no sólo los demás se sienten queridos y cuidados, sino que nos ayudan a desarrollar la paz y la felicidad mentales.”
El Dalai Lama. ““Discurso de aceptacion del Premio Nobel de la Paz” (1989)

Cuenta una vieja leyenda de los indios Sioux que una vez llegaron hasta la tienda del viejo brujo de la tribu, tomados de la mano, Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Alta la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu.

Nos amamos, empezó el joven. Y nos vamos a casar, dijo ella. Y nos queremos tanto que tenemos miedo. Queremos un hechizo, un conjuro, un talismán. Algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos. Que nos asegure que estaremos uno al lado del otro hasta encontrar a Manitú el día de la muerte. Por favor, repitieron, ¿hay algo que podamos hacer?

El viejo los miró y se emocionó de verlos tan jóvenes, tan enamorados, tan anhelantes esperando su palabra. Hay algo ... dijo el viejo después de una larga pausa. Pero no sé ... es una tarea muy difícil y sacrificada. No importa, dijeron los dos. Lo que sea, ratificó Toro Bravo. Bien,dijo el brujo. Nube Alta, ¿ves el monte al norte de nuestra aldea? Deberás escalarlo sola y sin más armas que una red y tus manos, y deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Si lo atrapas, deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de la luna llena. ¿Comprendiste? La joven asintió en silencio. Y tú, Toro Bravo, siguió el brujo, deberás escalar la Montaña del Trueno; cuando llegues a la cima, encontrarás la más brava de todas las águilas y, solamente con tus manos y una red, deberás atraparla sin heridas y traerla ante mi, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta ... ¡salgan ahora!.

Los jóvenes se miraron con ternura y después de una fugaz sonrisa salieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte, él hacia el sur.... El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas. El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron ante la aprobación del viejo las aves cazadas. Eran verdaderamente hermosos ejemplares, sin duda lo mejor de su estirpe.

¿Volaban alto? preguntó el brujo. Sí, sin duda. Como lo pediste ... ¿y ahora? preguntó el joven ¿los mataremos y beberemos el honor de su sangre? No, dijo el viejo. Los cocinaremos y comeremos el valor en su carne, propuso la joven. No, repitió el viejo. Harán lo que les digo: Tomen las aves y átenlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero ... Cuando las hayan anudado, suéltenlas y que vuelen libres.

El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros. El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero solo consiguieron revolcarse en el piso. Unos minutos después, irritadas por la incapacidad, las aves arremetieron a picotazos entre si hasta lastimarse.

Este es el conjuro... Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón; si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse uno al otro.