Al meditar no nos alejamos de la sociedad, no nos escapamos de ella, sino muy al contrario, nos preparamos para reinsentarnos adecuadamente en ella.
Thich Nhat Hanh

Budas vivientes

En el Museo Metropolitano hay una maravillosa estatua de Buda. Hay bodhisattvas que son un tesoro nacional y muchas otras estatuas. Son maravillosas, desde luego, ... pero vosotros sois los bodhisattvas vivientes. Cada uno de vosotros. ¡Vivientes! Ni de bronce ni de madera.
A veces, puede suceder algo malo: "¡Oh! Rezaré a Buda". ¡No, no, no! No existe ese tal Buda. Date cuenta y entonces cada ser humano se volverá maravilloso ... ¡Abre los ojos! No pienses: "¡Oh! Aún no me he iluminado. Algún día me iluminaré". Desde hoy mismo, ¡Olvídate de eso! Estamos iluminados desde el principio. Creételo con una fe definida ... Por eso, con esta mente, inclinémonos los unos ante los otros ...
Sin excepción, cada uno de vosotros es un Buda ... Sin excepción, ¿de acuerdo?
Soen Nakagawa

Creo que sacaré de la vida exactamente lo que puse en ella. Y, siendo así, seré cauteloso cuando trate a los otros, tal como quiero que ellos sean conmigo.
Mahatma Gandhi

Al esperar lo mejor de la vida, lo atraes hacia ti; empieza, pues, ahora mismo a esperar lo mejor de todas las cosas y de todas las personas, y contempla cómo ocurre lo mejor. Espera que cada una de tus necesidades quede satisfecha. Espera la respuesta a cada uno de tus problemas. Espera la abundancia en todos los niveles. Espera crecer espiritualmente. No aceptes limitaciones en tu vida; tan sólo has de saber y aceptar que todos Mis dones buenos y perfectos son tuyos en la medida en que aprendas a tener una escala de valores recta y a poner lo prioritario en primer lugar en tu vida. Espera aumentar de estatura, crecer en belleza, sabiduría y comprensión. Espera ser utilizada como un canal para que Mi amor y luz divina fluyan en ti y a través de ti. Acepta que pueda utilizarte para Mi obra. Hazlo todo con absoluta fe y confianza, y contempla cómo se producen Mis glorias y maravillas, no tan sólo de vez en cuando sino en todo momento, de manera que tu vida entera sea en verdad un canto de gozo y gratitud.
Eileen Caddy
Cuando el sentido de nuestra autoestima es todavía bajo, no podemos poner límites, establecer fronteras, o respetar nuestras propias necesidades. Lo que parece ayuda compasiva se ve teñida con dependencia, miedo e inseguridad.
El amor maduro y la compasión saludable no son dependientes, sino interdependientes, fruto de un profundo respeto por nosotros mismos así como por los demás.
Jack Kornfield

Una porción viva

Nos pasamos mucho de nuestro tiempo atrapados por los recuerdos del pasado o mirando hacia el futuro, llenos de preocupaciones y de planes.
La respiración no tiene nada que ver con esa "otra dimensión intemporal". Cuando observamos con detenimiento nuestra respiración somos devueltos automáticamente al presente. Somos extraídos del laberinto de imágenes mentales y colocados en la desnuda experiencia del aqui-y-ahora. En este sentido, la respiración es una porción viva de la realidad. Una observación plenamente atenta de ese modelo en miniatura de la vida nos conduce a conclusiones que son ampliamente aplicables al resto de nuestra experiencia.
Henepola Gunaratana

Se va el amor

Un hombre joven y pobre llamado Iruka amaba con toda la locura de su corazón a una muchacha rica y bella a más no poder. Puesto que era letrado, Iruka escribió a su amada una carta de amor cada día durante tres largos años sin fallar una sola vez. Al tercer año, se atrevió a sugerirle que le hiciera un signo durante la fiesta del bon. Pero la amada no respondió, ni siquiera lo miró, ni le mostró nunca el menor interés. Entonces el corazón de Iruka se cansó. Pensó hacerse monje, y lo hizo. Y pasó el tiempo ...
Una mañana de primavera, iba a buscar el agua a un pozo situado cerca de su ermita, cuando Iruka se encontró a Chujo por primera y última vez en su vida. Ella se echó a sus pies:
¡Iruka! exclamó, ¡He caminado durante meses antes de encontrarte, y por fin te veo, admirable Iruka! Tu amor, del que dan testimonio mil cartas, ha terminado por tocarme el corazón.
Al decir aquellas palabras, descubrió su rostro, hasta aquel momento cubierto por un velo de seda, y era tanta su belleza que hacía palidecer la luz del día.
Soy tuya, Iruka, ahora te amo como me amabas tú entonces.
Es demasidado tarde, Chujo, he cortado todos los lazos con esta clase de amor. Soy monje.
Y sin una mirada, la dejó.
Chujo, desesperada, se tiró al río y se ahogó.
Enterado de la noticia, Iruka compuso este poema:
No queda en la rama,
la flor de cerezo,
antes del verano muere.
Esta historia pertenece ahora al pasado. Todo lo que nace muere. Todo lo que viene se va, y no permanece más que el eterno Atma.
Henri Brunel