Meditación solar


"Lo imposible es un absurdo.
Lo Hermoso forma parte integrante de mi esencia."
He aquí dos verdades que debéis examinar detenidamente de ahora en adelante.

Inscribidlas en magníficas letras en el lugar que más os guste, sobre la mesa de
trabajo, frente a la cama, poco importa. Dejad que los ojos y el corazón se impregnen de ellas tan frecuentemente como sea posible; después, cerrad los párpados y tratad de percibir la presencia de esas palabras en vuestro pecho.
Al cabo de unos instantes no sentiréis más que la luminiscencia de un pequeño 
sol en ese punto concreto de vuestro cuerpo. Dejadlo vivir por sí mismo, 
sentidlo palpitar porque es lo más maravilloso que hay en vosotros. Es la
fuerza con la que haréis que todo sea posible.
Dejad crecer ese sol. Percibid su dilatación lenta y suave. Ved finalmente
cómo su irradiación supera los límites de vuestro cuerpo y se expande a
vuestro alrededor. Entonces, no antes, abrid los ojos y agradecedle que se
haya manifestado.
A.y D. Meurois- Givaudan