“Si tenemos una actitud mental positiva, entonces, aunque estemos rodeados por la hostilidad, no nos faltará paz interior. Si por el contrario nuestra actitud mental es más negativa, influida por el miedo, la sospecha, la impotencia o el hastío de uno mismo, aunque estemos rodeados por nuestros mejores amigos, en una atmósfera agradable y un entorno cómodo, no seremos felices. Por eso la actitud mental es tan importante: es la que ofrece la auténtica diferencia del nivel y calidad de nuestra felicidad . ”

Dalai Lama