La intimidad es una experiencia de no separación, de ser uno con lo que está sucediendo, sea lo que sea. Tendemos a pensar que, ahora mismo, no somos "correctos", demasiado miedosos, ambiciosos, coléricos, o lo que sea, pero que si emprendemos alguna clase de práctica espiritual podremos mejorar. En algún punto del futuro, seremos como debemos ser.
Tenemos una mente basada en "paras": siempre hacemos esto "para" obtener eso, o "para" ser eso otro. Y, sin embargo, es esta tendencia a esforzarnos, a ser ambiciosos, a preocuparnos por metas, a adelantarnos a los acontecimientos, lo que nos saca del momento presente y nos aleja de lo que somos ahora. En realidad, nos impide la intimidad. Entonces nos quejamos, pero es el propio deseo el que nos impide la intimidad.
Larry Rosenberg

No hay comentarios:

Publicar un comentario