Lago Tilicho

En este lugar elevado
es tan sencillo como esto:
deja atrás todo lo que sabes.
Avanza hacia la fría superficie,
entona la antigua oración de amor no refinado
y abre tus brazos.
Los que se acercan con las manos vacías
contemplarán atónitos el lago, ahí,
bajo la fría luz
reflejando la nieve pura,
la verdadera silueta de tu propio rostro.
David Whyte

No hay comentarios:

Publicar un comentario