La voz de Dios

El maestro dijo: "Todo es Dios". Y el adepto, en cuanto lo oyó, entendió: "Dios es la única realidad". La Divinidad se halla en todas las cosas; intangible, sin sufrimiento. Todo el mundo, sujeto u objeto, no es más que el velo de su maya.
... Percibió una especie de enorme y luminosa nube ... libre de la fuerza de la gravedad. Totalmente absorto en sí mismo, se mantuvo en medio de la calzada cuando, de repente, apareció un elefante dirigiéndose hacia él. El conductor, sentado en la nuca del animal, empezó a gritarle: "¡Apártate! ¡Deja paso!" El adepto oyó y vio el elefante con toda claridad, a pesar de su éxtasis, pero no se apartó de su camino. Se dijo a sí mismo: "¿Por qué me he de apartar? Soy Dios y el elefante es Dios. ¿Acaso Dios ha de tener miedo de sí mismo?" Y sin miedo alguno avanzó hacia el animal ... en el último momento, el elefante lo agarró con su trompa, apartándole y depositándole, no muy amablemente, sobre el polvo al borde de la calzada.
El adepto, completamente aplastado y cubierto de polvo, se dirigió hacia donde estaba su maestro y le relató el suceso. El gurú le dijo: Tienes razón: eres Dios y el elefante es Dios, pero ¿por qué no hiciste caso de la voz de Dios que te hablaba desde lo alto, bajo la forma del conductor del elefante?
Parábola India
Wisdom of India, de Heinrich Zimmer

11 comentarios:

  1. Me parece escuchar la Voz de Dios que me dice: "Que la sabiduría no te ciegue". Este cuento ha sido de lo más oportuno, Sina. Un abrazo luminoso para ti.

    ResponderEliminar
  2. Feliz Día,

    Es muy buena esta parábola...No nos podemos acomodar esperando que nos hagan o solucinen "las cosas". Debemos aportar nuestra propia acción, aún siendo "Dios" todos los seres vivientes del mundo.

    Un abrazo muy sereno y un beso para ti, Sina
    Naia

    ResponderEliminar
  3. Querida Yamuna.

    Me encanta esta historia, la uso con frecuencia, es clara y perfectamente comprensible.
    Gracias por recordárnosla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Querida Yamuna

    Dios nos habla desde su grandeza y desde su humildad, es saber discernir cuando somos una cosa u otra

    Gracias Yamuna, un cálido abrazo para tí

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de que te haya sido útil.
    Un abrazo luminoso para ti, Furia

    ResponderEliminar
  6. Hola Naia, feliz día también para tí.
    Es cierto, Dios está en todas partes hay que estar despierto para no perdernos ...
    Un abrazo muy amoroso, Sina

    ResponderEliminar
  7. Querido Sankaradas, a mí también me gusta mucho, es muy sencilla de entender.
    Gracias a tí.
    Un abrazo muy luminoso, Sina

    ResponderEliminar
  8. Querida Arianna, tienes razón, solo hay que estar atentos y como tu dices saber discernir.
    Gracias a tí.
    Un abrazo muy amoroso, Sina

    ResponderEliminar
  9. Querida Sina

    Que interesante historia...el discernimiento es una de las cualidades que vamos desarrollando al irnos reconectando con la sabiduría de nuestro Ser...
    Muchos cariños Sina y gracias!
    Maribel

    ResponderEliminar
  10. Gracias Maribel por tu comentario siempre acertado.
    Un abrazo muy amoroso, Sina

    ResponderEliminar
  11. Yamuna, se suele confundir a Dios con nuestr Dios que es maya. Cuando las situaciones pegan y se despierta comprendemos la confución, si no, seguimos con nuestro Dios, gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar