Entrevista a Ramiro Calle

“Estamos en la vida para ayudarnos. No hay otra cosa que el amor
Extractos:
¿Qué entiendes por espiritualidad?
Entiendo la espiritualidad como una actitud y un proceder. También como una aspiración y un modo de vivir. Una aspiración de perfeccionarse, lograr que la consciencia evolucione, mejorar no solo la calidad de vida exterior sino la interior. Un modo de vivir que se base en la nobleza, la compasión, la cooperación y la mutua ayuda. Una actitud inspirada en la atención consciente, el sosiego, la ecuanimidad, la lucidez. Un proceder que permita conciliar los propios intereses con los de los demás, que esté libre de ofuscación, avidez y odio, y encuentre su luz en la claridad mental, la generosidad y el amor. Para mí la espiritualidad nada tiene que ver con las creencias, los dogmas o las religiones. Una persona puede ser muy espiritual sin pertenecer a ningún culto o sin tener ninguna creencia, y otra que se dice muy religiosa y sigue los dogmas, no tiene nada de espiritualidad. La espiritualidad es, pues, una motivación consistente en humanizarnos y respetar a todas las criaturas sintientes.
¿Cuál es tu sentimiento y pensamiento sobre Jesús?
Para mí Jesús forma parte del linaje de los grandes liberados-vivientes, aquellos que han sido, en palabras suyas, la sal de la tierra; los que han superado todas las mancillas de la mente y han permitido así que aflore la compasión infinita. Por esa compasión infinita invirtieron sus vidas en llevar hasta los demás las enseñanzas, métodos y claves para la elevación de la consciencia y la conexión con el nivel de Arriba. Jesús era de Arriba.
¿Cómo discernir la llamada de Jesús: deja todo y sígueme?
Deja tu ego, deja tu avaricia y tu afán de posesividad, deja tus dogmas y tus derroteros marcados por la avidez, deja el que crees que eres para realmente ser el que eres, deja los excesivos apegos mundanos, los dogmas y fanatismos que esclavizan y dañan a los otros, el legalismo y el poder, las palabras vacuas que no son seguidas de actos, la vanidad y la prepotencia.
¿Dónde está la sabiduría? ¿Y dónde la gracia?
Dentro de uno. La gracia si estuviera fuera, vendría y se iría, pero está dentro de uno. Hay que ganarla, hay que activarla, hay que merecerla. No viene gratuitamente. Es lucidez y compasión. Igual que un ave necesita de ambas alas para remontar el vuelo, así las alas para remontar el vuelo hacia el Ser son la lucidez y la compasión.
Joaquin Tamames

10 comentarios:

  1. Qué maravilla, qué claridad, me encanta todo lo que dice y cómo lo dice.
    Me siento identificada, porque varias veces me han dicho en mi familia que no soy buena judía por no cumplir con todos los preceptos, o por estupideces como haberme tatuado. Y yo siento que ser espiritual no tiene nada que ver con las religiones. Cada día me aparto más de las religiones. Ni hablar de los fanáticos que creen tener la verdad en sus manos, que creen ser mejores que los otros.
    La gente espiritual es buena gente, es solidaria, pone paz y buenas intenciones, pone luz en la medida en que puede.
    Me he cansado de ver religiosos (de varias religiones) que hablan mucho y tienen una postura de seres iluminados, pero son capaces de tratar mal a un anciano o hacer aún cosas peores...
    Excelente entrevista, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. Feliz Domingo Sina,

    Todo lo que dice Ramiro, para mí sentir, tiene mucha coherencia y yo la apoyo totalmente.También creo que la espiritualidad es una actitud y un sentimiento que nace de dentro. Estoy de acuerdo con la Lucidez y la Compasión como estados que remotan el vuelo hacia el Ser.

    Muy interesante la entrevista..

    Un abrazo muy sereno y un beso lleno de buenas vibraciones para ti,

    Naia

    ResponderEliminar
  3. Ya ves Sina hemos coincidido en la lectura

    Estupenda entrevista, muy en su linea

    el sosiego, la ecuanimidad, la lucidez y compasión es lo q. me ha llegado de su entrevista

    Gracias por llenar tu blog de sabiduría

    Un cálido abrazo amiga

    ResponderEliminar
  4. Decia el Dalai Lama que cualquier religión que te ayude a ser mejor persona, esa es la mejor religión.
    No son las religiones las que son malas, son las personas que las practican las que se equivocan, todos somos humanos y cometemos errores. Pero las religiones nos ayudan, nos aportan entendimiento, sabiduría y paz.
    Solo hay que saber entenderlas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola, Sina. Estas palabras de Ramiro son muy claras y profundas. La verdadera espiritualidad pasa por una conexión de cada uno con la fuente de todo lo viviente, la conciencia. Nada tiene que ver con rituales ni dogmas.
    Pienso que cada persona tiene una religión diferente de todas las religiones. Que la religión auténtica es una para cada uno. De todas maneras, quienes no lo hacen así, igual están en un camino. Eso es lo que es y así tiene que ser.
    La médula de sus palabras me hace sentir esto: que estamos aquí para ayudarnos unos a otros.
    Un abrazo de mucho afecto para ti, Sina, que siempre nos regalas tus hallazgos.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo contigo Marina, la espiritualidad es una forma diferente de vivir.
    Me alegro de que te haya gustado la entrevista.
    Un abrazo lleno de luz, Sina

    ResponderEliminar
  7. Querida Naia, hace años que sigo a Ramiro Calle y he leido muchos de sus libros.
    Coincido contigo en lo que dices.
    Que tengas una feliz semana.
    Un abrazo muy luminoso, Sina

    ResponderEliminar
  8. Pues si Arianna hemos coincidido, quizá sea que son los valores que más debemos trabajar en estos momentos ...
    Gracias a ti por visitar mi blog con tanto cariño.
    Un abrazo de luz, Sina

    ResponderEliminar
  9. Ahí esta la cuestión, en saber entender ...
    Todo lo que nos sirva para sentirnos mejor y ser mejores personas es válido.
    Un beso y un abrazo para ti, Victoria

    ResponderEliminar
  10. La espiritualidad es algo de cada uno, como tu dices y muy íntimo. Para mí es una forma de ver la vida, otro punto de vista.
    Un abrazo lleno de luz para ti, Furia

    ResponderEliminar