Cuanto más a menudo escuche usted a su percepción selectiva, más fácil le resultará cambiar sus estados de ánimo negativos, ver más allá de ellos e incluso reírse de ellos como de los dramas absurdos e ilusiones ridículas que en realidad son.
Poco a poco será capaz de liberarse cada vez más deprisa de las emociones oscuras que han gobernado su vida, y esta capacidad es el milagro más grande de todos.
Tertön Sogyal, místico tibetano, decía que en el fondo no le impresionaba que alguien pudiera convertir el suelo en techo o el fuego en agua; lo que sería un auténtico milagro, decía, era que alguien pudiera liberar siquiera una emoción negativa.
Sogyal Rimpoché

11 comentarios:

  1. Creo que reírnos de nuestros estados, emociones y pensamientos negativos, produce una alquimia instantánea dentro nuestro, que nos coloca en otro lugar y sube nuestra vibración.
    Eso, y la elección de estar bien y proyectar ese estar bien...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, estar y ser positivos es la base de nuestra felicidad.
    Nuestro camino es el campo donde sembramos lo que queremos recoger ;)
    Besitos amiga.

    ResponderEliminar
  3. Llevo años (o décadas) persiguiendo ese milagro, y a veces he creído haberlo conseguido. Pero el secuestro mental vuelve, y me hace creer que aquello sólo fue un estado mental positivo encubierto.

    Quiero creer que esta creencia es sólo el resultado de un estado negativo, que te hace pensar distinto, sea lo que sea aquello que circula por la mente. Tal vez su dominio, no es más que la antesala de otro estado positivo, que activa el procedimiento de rescate...

    Sea como sea, más vale prevenir, que curar...

    Extremadamente interesante, tu post.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan estas palabras de Sogyal Rimpoché, querida Sina, con las que coincido plenamente.

    Siempre aconsejo comenzar a esbozar una sonrisa, no esperar a que llegue de afuera el evento que nos la provoque!

    Muchas gracias por elegirlo y un besazo, guapa :)

    ResponderEliminar
  5. Ah! Quería pedirte permiso para llevarme alguna de tus lindas fotos de niños tibetanos con el link de la Casa del Tibet para dejarlo en un lateral.

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Buscador, me alegro que te haya servido. La mente siempre busca lo conocido, ahí se siente segura.
    Un beso.
    Sina

    ResponderEliminar
  7. Querida Joy, sé que a ti sonreir te cuesta muy poco ;)
    Claro que sí, coge la foto que te pueda servir y anuncia las ayudas a La casa del Tibet, que buena falta les hacen, ellos mandaran el dinero íntegro al Tibet.
    Un abrazo muy amoroso.

    ResponderEliminar
  8. Querida Sina, tambien me fijé en las fotos tan lindas de los niños, algo me inspiran

    Sobre tu entrada, me parece acertada como siempre

    aceptando lo que viene nada hay que cambiar, esa parte que llamamos negativa, no lo es, nada hay negativo, todo ocurre por algo, cuestión de verlo de otra forma diferente, o cambiar de estado de ánimo como bien apuntas
    vamos aprendiendo.....

    Feliz noche Sina, abrazos

    ResponderEliminar
  9. Hola, Sina. Coincido con Arianna. Si no existe alguien que pretenda cambiar el presente, no puede formarse ninguna emoción negativa.
    Toda emoción negativa proviene de creer que las cosas deberían ser de otra manera. Y claro, si la persona está en silencio, no pide que las cosas se comporten de tal modo que la beneficien a esa persona.
    Hermosa entrada, querida Sina. Un abrazo grande para ti.

    ResponderEliminar
  10. Gracias querida Arianna y Furia, por vuestra visita y comentarios.
    Seguimos aquí, en el camino ...
    Y yo dentro de mis posibilidades regalando gotitas de luz.
    Un abrazo lleno de cariño, para vosotras,
    Sina

    ResponderEliminar