El aferramiento

El aferramiento es la fuente de todos nuestros problemas. Puesto que, para nosotros, la impermanencia equivale a angustia, nos aferramos desesperadamente a las cosas, aun cuando todas las cosas cambian. Nos aterroriza desprendernos de ellas; de hecho, nos aterroriza vivir, ya que aprender a vivir es aprender a desprenderse. Y ésta es la tragedia y la ironía de nuestra lucha por retener: no sólo es imposible, sino que nos provoca el mismo dolor que intentamos evitar.
La intención que nos mueve a aferrarnos no tiene porqué ser mala en sí; el deseo de ser felices no tiene nada de malo, pero aquello a que nos asimos es inasible por naturaleza.
Los tibetanos dicen que no se puede lavar dos veces la misma mano sucia en el mismo río, y que "por mucho que estrujes un puñado de arena nunca le sacarás aceite".
Sogyal Rimpoché

10 comentarios:

  1. Vaciarse para llenarse, soltar es un gran aprendizaje, la vida nos va enseñando.
    Gracias por el mensaje.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente, tendemos a ferrarnos a las cosas y a los afectos. Sin considerar que somos " Materia" en constante evolución y cambio. Tus entradas son un regalo. Gracias por compartirlas. Cariños.

    ResponderEliminar
  3. Al respirar morimos y volvemos a nacer, con esa naturalidad deberiamos dejar que todo siga su curso, lo que se va es por algo, lo que llega bien venido sea, todo es impermanente
    el agua no vuelve dos veces por el mismo sitio pero siempre fluye igual de transparente y armoniosa

    De nuevo Sina nos llevas a la reflexión con tus gotitas brillantes que refrescan y alertan

    Buenas noches que tengas dulces sueños

    ResponderEliminar
  4. Texto con una sabiduría aplastante. Me ha ido muy bien leerlo y reflexionarlo. Gracias, amore

    Te dejo un abrazo y un beso impregnados con aromas a cerezas,
    Naia

    ResponderEliminar
  5. Gracias Amelia por tu comentario.
    Un abrazo.


    Asi es Angeles, hay que tirar lo viejo para hacer espacio para lo nuevo, es una ley natural.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Nos tenemos que desapegar ...
    Gracias Caperucita.
    Un abrazo!


    Me alegro de que estas gotitas de luz te sirvan, querida Arianna.
    Un beso.


    Gracias amiga Naia.
    Todo es por algo, no?
    Un amoroso abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  7. Es una gran verdad. Yo intento y cada vez lo logro un poco más. Pero se hace difícil cuando tuvimos una educación que apoyaba nuestra seguridad en aferrarnos a cosas, situaciones o personas.
    Cuando dejamos ir, luego llegan cosas nuevas y nos damos cuenta lo bien que hicimos.
    Abracito.

    ResponderEliminar
  8. Me he quedado fascinada con la voz y la onda de Sheila Chandra. No la conocía.
    Conseguiré discos de ella. Gracias recibirnos con esta música.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Hay que dejar ir lo viejo, Marina.
    Es un trabajo que vamos haciendo y a todos nos
    cuesta. Poco a poco ...
    Sheila Chandra tiene una voz muy bonita, me alegro que te guste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar