El Gran Canto

La práctica espiritual es revolucionaria. Nos permite salir de nuestra identidad, cultura y religión personales, para experimentar de un modo más directo el gran misterio, la gran música de la vida.
En el relato de Herman Hesse, Shiddartha, finalmente, se sienta junto al río y escucha.
Ahora escuchaba con atención, totalmente absorto, vacío, recogiéndolo todo. Sintió que había aprendido completamente el arte de escuchar. Lo había oído antes a menudo, las numerosas voces del río, pero hoy sonaba distinto. Pronto pudo distinguir las distintas voces, la voz alegre de la llorosa, la voz infantil de la adulta. Cada una pertenecía a las demás: el lamento de los afligidos, la risa de los sabios, el grito de indignación y las quejas de los moribundos. Estaban todas entretejidas, entrelazadas de mil maneras. Todas las voces, todos los anhelos, todas las metas, todas las penas, todos los placeres, todo lo bueno y todo lo malo, todo ello en conjunto era el mundo, todos ellos juntos eran los ríos de los acontecimientos y la música de la vida. Cuando Siddharta escuchó atentamente el río, este canto de mil voces, no escuchó solamente la pena o la risa, no ató su alma a ninguna voz en particular y la absorbió en sí mismo, sino que las escuchó todas, el todo, la unidad; entonces, el gran canto de miles de voces estaba formado por una sola voz: perfección.

13 comentarios:

  1. maravilloso texto, lleno de paz de canto de silencio

    Un situación como la que describes invita a vaciar la mente y no pensar en nada, sólo oir el gran canto

    Buenas noches, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bellísima entrada y Siddharta tenía mucha razón dado que el acto de escuchar viene del alma, del corazón. Debido que hay una gran diferencia entre oir- escuchar. "Escuchar" viene de las profundidades de nuestro ser, es la unión del todo. Un abrazo cordial.

    ResponderEliminar
  3. He leído tantas veces este libro, una maravilla que apareció en mi vida allá por lo 15 años y me enseñó y me sigue enseñando tanto, Herman Hesse desde siempre alimenta mi espíritu.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  4. Sina, muchas gracias por compartir este texto, donde invita a saber escuchar al Todo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Has cambiado tu avatar "jazmin" me encanta, planté el año pasado unas ramitas, espero con impaciencia la floración (mira que soy, no aprendo) ya hay capullitos, está a punto de florecer más vida

    feliz fin de semana querdia Sina

    ResponderEliminar
  6. Hola Arianna, posiblemente sea esto lo mejor que podamos hacer ... escuchar el gran canto.
    Me encanta el jazmin, siempre he tenido en mi casa, es una de mis flores preferidas.
    Un abrazo muy amoroso,
    Sina

    ResponderEliminar
  7. Es cierto, escuchar viene de la quietud, del silencio del corazón.
    Un abrazo, Caperucita.

    ResponderEliminar
  8. Yo también lo leí hace muchos años y muchas veces aún lo releo, es como volver a casa.
    Un abrazo para ti, Angeles.

    ResponderEliminar
  9. Gracias a ti Queo, por tus visitas y comentarios.
    Un amoroso abrazo,
    Sina

    ResponderEliminar
  10. En eso consiste la perfección entonces, en la unión de todo para convertirse en Uno.

    Curioso, acabo de terminar un libro "Alianza" en donde uno de los personajes se llamaba Siddharta.

    Un beso de los grandes

    ResponderEliminar
  11. Así es Silver, ser uno con el Todo.
    Gracias por tu visita.
    Un beso y un abrazo para ti, Bella

    ResponderEliminar
  12. Amada Sina,

    Es cierto, cuando tú práctica espiritual es constante, tu te conviertes en ella constantemente, experimentando la unión con Todo lo que Es. No hay diferencias, todo es lo mismo. El arte de la escucha requiere vivir en un estado de serenidad y no juicio.

    Te dejo un a abrazo silencioso impregnado con aroma de manzana,

    Naia

    ResponderEliminar
  13. Mi querida Naia, que bello es cuando nos sentimos en esa Unión, todo es paz y amor.
    Te doy un abrazo lleno de dulzura y cariño.
    Cuidate mucho, amiga.

    ResponderEliminar