La naturaleza de todas las cosas es ilusoria y efímera, quienes tienen una percepción dualista consideran felicidad el sufrimiento, como los que lamen la miel del filo de una navaja.
Cuán dignos de compasión los que se aferran con fuerza a la realidad concreta:
Volved vuestra atención hacia dentro, amigos de mi corazón.
Nyoshul Khempo

6 comentarios:

  1. he visto que todas tus entradas (o casi) tienen "su autor". Así como los ojos de Muktananda hablan... así podrías decir tu, ¿no?
    Me gustaría saber que opinas tu de este pensamiento de N. Khempo.
    (inspirado por el sonido de la campanilla)
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Esta muy claro el pensamiento de Nyoshul, no?

    Hay veces que el silencio junto con una mirada ... y si quieres, el sonido de la campanilla, ya lo dicen todo.
    Un saludo.

    En este caso la mirada tendrás que imaginarla.

    ResponderEliminar
  3. Hola Sina:
    Si en todo vemos la expresión de lo que es de alguna manera ya estamos trascendiendo su caducidad y los temores del ego se van debilitando.
    Un beso mi amiga.

    ResponderEliminar
  4. Se trata de ir trasmutando, de que nuestra energía sea cada vez más luminosa, pienso que ese es el trabajo y estoy contigo que esa labor se hace con la meditación.
    Un abrazo, querida Delia

    ResponderEliminar
  5. volviendo nuestra atención adentro trasmutamos, nos elevamos y nuestra energía va depurandose trascendiendo el ego.
    Gracias!
    Dejo un Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Así es Graciela, es un trabajo del día a día, hecho con mucho amor siempre.
    Gracias a ti.
    Un abrazo lleno de cariño.

    ResponderEliminar