Ningún cuerpo humano ha ascendido al cielo: la esencia etérica de esta región no puede albergar formas corpóreas; no obstante, todas las almas tendrán la posibilidad de entrar —y, de hecho, entrarán— en los reinos celestiales cuando, a causa de la muerte o por medio de la trascendencia espiritual, se despojen de la conciencia física y se reconozcan como seres angélicos ataviados de pensamientos y de luz. Todos estamos hechos a imagen de Dios, somos seres dotados de conciencia imperecedera, envueltos en diáfana luz celestial, una herencia que se encuentra sepultada bajo el terrón de carne. Sólo podremos reconocer dicha herencia por medio de la meditación. No existe otro camino; ese logro no se alcanza a través de la lectura de libros o del estudio filosófico, sino por la devoción y la oración contínua y la meditación científica que eleva la conciencia hacia Dios.”
Paramahansa Yogananda

16 comentarios:

  1. Meditar y vivir según lo que meditas va llenando de luz el alma, encontramos nuestro espíritu y elevamos la conciencia vibrando cada vez en mas amor.
    Gracias...
    Abrazo de luz

    ResponderEliminar
  2. Bona nita amada Sina,
    Sabias palabras de Yogananda. La Meditación, la oración y a devoción, son las que nos acercan a la verdad de lo que somos. Conciencia de Dios.

    te dejo un cóctel de aromas de primavera envolviendo el abrazo que te estoy dando,

    Naia

    ResponderEliminar
  3. Dentro de uno mismo se puede descubrir un lugar silencioso, que sea una fuente de paz y tranquilidad, en ese santuario
    en esa paz nos acercamos a lo divino , en ese camino de meditación casi tocamos a Dios, de nuevo la luz
    bella imagen,y bello texto,
    un cálido abrazo para tí, amiga Sina

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Graciela.
    Pues sigamos meditando y llenándonos de amor y paz.
    Un abrazo lleno de cariño para ti.


    Querida Naia, asi es, tu lo dices bien, acercarse a Dios, acercarnos a la verdad.
    Mmmmm. que bien hueles!
    Un abrazo muy amoroso.


    De nuevo la luz, nos inunda por todas partes.
    Sigamos meditando y acercándonos a Dios.
    Me alegro que te haya gustado.
    Un amoroso y tierno abrazo, amiga Arianna

    ResponderEliminar
  5. La elevación espiritual se consigue con la entrega, la devoción. Adquirir el conocimiento no implica la trascendencia. Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Asi es Caperucita, solo la meditación o la oración nos ayudan a elevarnos.
    Gracias.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Reconocer la herencia de la luz, dice Yogananda. Y en ella encontramos el tesoro que habíamos venido a buscar.
    Un abrazo luminoso, Sina.

    ResponderEliminar
  8. El tesoro que habiamos venido a buscar!
    Yogananda ya lo dice, solo la meditación tiene la llave para hallarlo.
    Un abrazo lleno de energía campestre!

    Justo acabo de volver del bosque ... ;)

    ResponderEliminar
  9. Sina, vine por las entradas, seguimos meditando, un abrazo y gracias por tu visita. Namasté.

    ResponderEliminar
  10. Cuanta sabiduría en estas bello texto.
    Las imágenes preciosas, igual que la música.


    Gracias un abrazo Sina

    ResponderEliminar
  11. Pues meditemos Queo.
    Gracias a ti.
    Un abrazo lleno de luz.


    Me alegro que te guste Violeta.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. siempre bello Paramahansa...
    Me puedo quedar con la imagen que tantos hermosos recuerdos me trae???
    Om shanti

    ResponderEliminar
  13. Hermoso! Gracias Sina.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Claro que si!
    Om shanti


    Gracias a ti Zanara
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. .... meditar buscando la "iluminacion", ese "contacto" con la fuente primigenia, esa chispa que cuando aparece como relámpago, nos hace sentir unidos a toda la Creación

    ResponderEliminar
  16. Así es Pepe, solo la meditación ayuda a encontrar esa chispa divina.
    Gracias, por tu visita.
    Un beso.

    ResponderEliminar