La luna brilla en mi interior,
pero mis ojos ciegos no pueden verla.

La luna está en mí, lo mismo que el sol.

Sin que lo toquen, el tambor de la eternidad resuena en mi interior, pero mis oídos sordos no pueden oírlo.

Así, en tanto que el hombre reclame el yo y lo mío, sus obras serán como cero.

Cuando todo amor del yo y de lo mío haya muerto, entonces es cuando se consumará la obra del Señor.

Que el trabajo no tenga otro afán que el conocimiento.

Alcanzado el conocimiento, déjese el afán.

El afán de la flor es el fruto; cuando el fruto madura, la flor se marchita.

El ciervo contiene el almizcle, aunque no lo busca en sí mismo, sino husmeándolo en la hierba.

Kabir

14 comentarios:

  1. Hermoso. Gracias por compartirlo. Lo que busco ya está aquí, ya está en mí. Qué maravilloso cuando podemos vivenciar así.
    Te dejo un abrazo grande, que tengas una bella y plena semana.

    ResponderEliminar
  2. La belleza sin límites de Kabir. Y esa imagen del ciervo, que contiene el almizcle pero no lo busca en sí mismo, sino husméandolo en la hierba.
    Esta sencillez de ser aquí y ahora, con todo completo, dentro y fuera de mí, sin que haya separacion entre el adentro y el afuera.
    Gracias, Sina, por el regalo. Me guardo este poema. Un abrazo de luna llena para ti.

    ResponderEliminar
  3. El yo, lo mío, lo nuestro
    todo es un afan posesivo,
    liberarnos de él es hallar
    la libertad, el conocimiento.

    Tus palabras inspiran luz

    ResponderEliminar
  4. Espero que mis ojos puedan ver pronto esa luna que brilla en mí y mis oidos puedan escuchar el maravilloso son del tambor de la eternidad....

    Un beso consciente

    ResponderEliminar
  5. Bello Kabir.... muy inspirador como siempre
    gracias

    ResponderEliminar
  6. Gracias Marina, por tu visita.
    Kabir escribe así de bello.
    Un dulce abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti, querida Furia.
    Kabir eleva la energía, cuando se lee.
    Me encanta que te sea útil.
    Un dulce abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Así es Marisa, vivir en el desapego nos da
    libertad.
    Gracias bella, por tus palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Bellas y sabias palabras Silver y que lo veamos.
    Otro beso consciente ;)

    ResponderEliminar
  10. El único consuelo que imagino útil al llegar a mi final, es el de haber buscado...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. El que busca encuentra, así que ...
    Un dulce abrazo para ti, Buscador.

    ResponderEliminar
  12. Saludos cordiales.
    Sina.

    ¡El eterno retorno!

    Atentamente
    Erick

    ResponderEliminar