El bien supremo es como el agua.
El agua es buena, pues beneficia a las diez mil cosas
y, sin embargo, no compite con ellas.
Mora en lugares que la masa humana detesta,
Y por lo tanto está próxima al Camino.
Lo idóneo para vivir es la tierra;
Lo idóneo para la mente es la hondura;
Lo idóneo para dar es ser como el Cielo;
Lo idóneo para hablar es la sinceridad;
Lo idóneo para gobernar es el orden;
Lo idóneo para resolver asuntos es la habilidad;
Lo idóneo para la actividad es hacer las cosas a tiempo.
Sólo quien no compite no cae en falta.
Lao-Tse

4 comentarios:

  1. Magnífica la Vía del Tao.
    Siempre me gustó la principal característica del agua; se adapta sin problema a la forma que ocupe.

    Precioso recordatorio Sina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El agua es vida. Somos agua, somos un bien supremo. La Madre Tierra tambén es agua y es un bien supremo. Hermosas palabras de Lao Tse.

    Un abrazo enorme...
    Naia

    ResponderEliminar
  3. El Tao, es tan simple y sencillo que llega a todos.
    Gracias Tina, por visitar mi espacio.
    Me alegra que te haya sido útil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Así es Naia, somos agua ...
    Un amoroso abrazo, bella.

    ResponderEliminar