El amado atrae al amante

Corremos furiosamente detrás del amante,
pero cuando este llega, estamos ausentes.
Eres un amante de Dios, pero Él es tal
que cuando arriba, no hay una sola gota
de tu ser, pues con Su mirada cientos
como tú se marchitarían,
sois como la sombra enamorada del sol.
Cuando la fuerza de la luz aparece, os desvanecéis.
Huis de vosotros mismos.
Rumí

16 comentarios:

  1. GENIAL RUMI!

    Maravillosa esta metáfora llena de sabiduría esencial!

    Somos el SOL pero jugamos a hacer sombra, y buscamos su Luz sabiendo que no podríamos enfrentarlo sin desaparecer!

    Muchos de nosotros ya queremos terminar el juego, y volver a la Luz para que la sombra ya no vuelva, pero sabiéndonos SOL; ¿dónde está el apuro?

    La fuerza de la LUZ vencerá tarde o temprano, sólo es cuestión de estar atentos a "nuestra hora" y no escondernos cuando la Dios nos llame!

    Gracias Sina por este regalo del cielo, gracias por compartir esto y todo lo que nos das, desde tu precioso corazón!

    Un abrazo lleno de ternura y admiración!

    ResponderEliminar
  2. "Huis de vosotros mismos" que cierto....

    Gracias Sina!

    ResponderEliminar
  3. No es sólo lo hermoso del mensaje, sino la belleza con que está dicho.
    Gracias, te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y así debe ser. El destino de toda sombra es ser disueltos por la "luz". En realidad ya éramos esa luz desde el principio, solo que se interpuso la mente y nació el concepto sombra; pero todo concepto es ilusorio y acaba desapareciendo ne la nada de la que surgió.

    ¡Qué belleza de contenido!, y ¡qué preciosa forma de decirlo!.

    Un abrazo Sina

    ResponderEliminar
  5. Bello y verdadero, perfecta mezcla como todo lo que proviene de Rumí.
    Gracias Sina.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Sina, corremos detrás del amante sin en realidad comprender que es el amante por eso se vuelve interminable la búsqueda. Gracias por esta hermosa entrada, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Esta entrada me hace sentir que muchos de los que buscamos la verdad, la iluminación, dios, el amor, etc. quizás no comprendemos que para que ello se dé uno antes ha de comprender lo que es.

    No creo que la Luz disuelva la sombra, ni que la mirada de Dios marchite mi ser o que cuando el Amante llegue uno esté ausente... quizás siento más bien que cuando la sombra se disuelve la luz surge de esa cualidad o de ese espacio, que cuando el ser personal trasciende aparece la naturaleza de Dios o que cuando uno ya no busca al Amante, éste aparece con todo su amor y belleza.

    Un abrazo para todos, y gracias.

    ResponderEliminar
  8. Gracias amoroso Willy por tus sabias palabras.
    Todo es perfecto tal como está ... hay que seguir el camino, solo eso.
    Un amoroso abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Eso hacemos, cuando en realidad queremos hacer lo contrario. Cuanta contradicción, verdad?
    Gracias Gorka.

    ResponderEliminar
  10. Rumí es una maravilla, sus palabras siempre conectan con lo más hondo del Ser.
    Un abrazo, bella Marina.

    ResponderEliminar
  11. Cierto, muy cierto, la luz siempre está ahí, solo hay que saber ser conscientes de ella.
    Gracias por tus palabras, querida Tina.
    Un amoroso abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Maravilloso Rumí!
    Gracias José Manuel.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Tienes razón Georgina, y deberíamos dejar de correr, estar más tiempo quietos y en silencio, así el amante nos alcanzaría...
    Gracias bella, por tus palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hay veces que nuestra voluntad no puede alcanzar la luz, es cuestión de dejar que esa luz nos alcance cuando estemos preparados para ello.
    Muy cierto como lo narras.
    Un abrazo para ti, Goyo.

    ResponderEliminar