Estate atento a como funcionas, familiarízate con tu cuerpo, tus sensaciones, sentimientos, miedos y pensamientos. Es entonces cuando puedes descubrir que lo que llamas tu cuerpo, sentidos y mente, son solamente ideas que mantienes sin saber realmente lo que son. Superpones una imagen-memoria a tu cuerpo y a tus emociones.
Así, el primer paso, si podemos hablar de pasos, es darte cuenta de que rara vez escuchas a causa de tus continuas reacciones y anticipaciones. En la observación inocente, lo que es visto apunta hacia la visión en sí misma. No hay ya ninguna interferencia de un ego que se apresure a juzgar, calificar o concluir. Te encuentras a ti mismo en una atención libre de tensión y concentración, en la que no existe nadie que esté atento ni ningún objeto de atención. Vive esta atención sin referencia que está fuera de la relación sujeto-objeto. Tú eres conciencia, la conciencia que subyace a los diversos estados en que entramos y salimos. Ahí sólo hay amor y alegría de vivir.
Jean Klein- La sencillez del ser

8 comentarios:

  1. Sin juzgar...me encantó, sólo ver pasar los pensamientos como en una pantalla, observar sin juzgar...

    Ver lo que hay que ver, en ocasiones no nos gusta ver lo que vemos, ahí reside la cuestión....transformar, polarizar, convertir el plomo en oro.

    Alquimia Divina.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Siempre tan interesantísimo lo que nos expones.ES un grato placer el visitarte y alimentarme de tus conocimientos.

    Abrazos de luz

    Beatriz

    ResponderEliminar
  3. ... alquimia divina!
    Abrazos para ti, Adriana.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu visita Beatriz, un placer.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Amor y alegría de vivir.
    Qué grande sensación... y qué inenarrable experiencia la de sentirse aunque sólo sea por unos momentos, dentro de ese abrazo de amor que todo lo llena y en donde no hace falta la búsqueda de sentido. Porque sencillamente Es y Eres.
    Qué magnífica sensación. Y qué cerca está a pesar de creernos tan lejos.
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Estemos atentos, a la falsedad de nuestra mente.... muy atentos.
    Pasaba a saludarte, amiga.
    Besos desde el ocaso.

    ResponderEliminar
  7. Un placer recibir tus visitas.
    Besos.

    ResponderEliminar