Delante de mis ojos

... Estaba caminando por la calle cuando, de repente, las cosas cambiaron delante de mis ojos para convertirse en algo verdaderamente hermoso y real. Lo que los científicos nos dicen de la luz y las ondas sonoras, de la gravedad y de los átomos, y de tantas cosas, resultaba claro y comprensible. También los pasajes de la Biblia que hasta la fecha me habían sido esquivos ... El color era asombrosamente bello. Todo poseía un significado y todo y todos éramos uno. No sólo los demás seres humanos, sino todos los animales, plantas, piedras ... todo era una unidad, convirtiendo en ridícula la opinión de que sólo los seres humanos poseen alma. No existe el tiempo tal como lo conocemos. Todo lo que es, ha sido y siempre será ... Y somos en el aquí y ahora en la eternidad.
Informe del Reru

No hay comentarios:

Publicar un comentario