Según el budismo, el origen de todos los males humanos reside en la dispersión y la distracción. Incluso se le atribuye a Buda la anécdota siguiente: Una mañana, ante la asamblea de sus discípulos, el gran filósofo declara que todos los seres están despiertos. La única diferencia entre los sabios y los otros es que los primeros lo saben, mientras que los segundos no lo saben, añade. Un discípulo le pregunta cómo es que algunas personas no tienen conciencia de estar despiertos. Y Buda responde: "Porque están distraídos".
Guy Corneau

No hay comentarios:

Publicar un comentario