Escribí a mi amante una carta sin palabras

Dije:
Soy una pequeña mujer
con suficiente valor
como para contener a un planeta en mi corazón roto.
Dije:
Aquí, la quietud cae sobre los hombros
de la quietud,
como una sombra desaparece en otra.
Todo es aquí
en este aéreo momento.
Dije:
Bajo esta mano de silencio
esta mujer nace,
como una catarata desnudándose a sí misma.
Dije:
Reducida a una aguja de luz,
soy completamente yo misma.
Dije:
En cada instante
se repite la historia del universo:
No había nada
¡y mira lo que está naciendo!
Siempre me sorprendes.
Deena Metzger

No hay comentarios:

Publicar un comentario