La devoción es la esencia del camino; si en todo momento pensamos en el guru y en todo momento sentimos devoción ferviente, cualquier cosa que ocurra se percibe como su bendición. Si practicamos con esta devoción constantemente presente; eso en sí ya es oración.
Cuando todos los pensamientos están imbuidos de devoción al guru, existe una confianza natural de que esto se encargará de cualquier cosa que pueda suceder. Todas las formas son el guru, todos los sonidos son oración y todos los pensamientos, los bastos y los sutiles, surgen como devoción. Todo se libera espontáneamente en la naturaleza absoluta, como nudos en el cielo.
Dilgo Khyentse Rimpoché

5 comentarios:

  1. Todas las formas son el gurú y toda la vida es la maestra. Entonces, lo que sucede (el destino) es el camino. Se camina sobre un suelo de confianza, se liberan los nudos en el cielo. Gracias, Yamuna, por este magnífico farol de sabiduría...

    ResponderEliminar
  2. Hola Yamuna

    Al final del camino, Bhakti y Nyana, se cogen de la mano para dar el Gran Salto.

    Gracias por tu entrada.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bona nit, Sina

    La devoción nos mantiene en nuestro centro.

    Un abrazo muy sereno y un beso para ti,
    Naia

    ResponderEliminar
  4. Gracias a vosotros.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bona nit Naia,
    Un abrazo muy amoroso, Sina

    ResponderEliminar