Por un latido

[Frederic, de 6 años, estaba con su madre, de picnic. Se quedó dormido y oyó una orquesta]
... Vi la oportunidad de escaparme cruzando un arroyuelo y me encontré en una pradera bañada por el sol. Me tumbé en el suelo entre ondulantes y fragantes hierbas, lo bastante altas como para hacerme invisible, mientras escuchaba en la distancia los arpegios del piano y el lamento del violonchelo.
Entonces, de súbito, empecé a oír un zumbido junto a mi oreja. Me sentí aterrorizado. Una enorme y aterciopelada abeja daba vueltas en torno a mi cabeza, tocándola casi. Pero entonces me ignoró y fue a posarse en una flor morada tan próxima a mí que me resultaba inmensa y difusa. Y la empezó a chupar.
En el preciso instante sucedió: de repente todo mi miedo se evaporó, pero al hacerlo, la abeja, el sol, la hierba y yo desaparecimos. La luz del sol, el cielo, la vegetación, la abeja y yo nos fusionamos, nos fundimos y, sin embargo, seguimos siendo el sol, el cielo, la hierba, la abeja y yo.
Puede que durara un latido, una hora, o un año. Era eterno.
Entonces, de la misma manera súbita, la hierba volvió a ser hierba y yo fui yo de nuevo, pero rebosando un indescriptible gozo.
Frederick Franck

14 comentarios:

  1. El gozo se ha transmitido, más allá del tiempo. Gracias, Sina.

    ResponderEliminar
  2. Querida Yamuna.

    Siempre sigo tu blog, me gusta mucho, ero hay un Youtube que tapa parte de tu post y no puedo leerlo. No se si solo soy yo o les pasa a otros, en todo caso leo lo que puedo.
    Un abarzo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Quién no ha sentido lo que el autor que firma este texto expone? Son momentos especiales, mágicos, que nos hacen entrever esa otra realidad que también existe, aquí, cerca de nosotros, al ladito, aunque casi nunca seamos conscientes de ello. Muchos besos, Sina

    ResponderEliminar
  4. Estoy encantada de ello.
    Un abrazo luminoso para tí, Furia.

    ResponderEliminar
  5. Querido Sankaradas.
    Seguramente sea tu navegador, yo utilizo google chrome, o internet explorer y se ve bien.
    Yo también sigo tu blog y me encanta. Estoy muy feliz de que te guste el mio.
    Un abrazo y un beso, Sina

    Si no puedes solucionarlo para ver mejor mi blog, me lo dices y quitaré el video que está justo al lado del mensaje. Sin problemas.

    ResponderEliminar
  6. Querida Cris, la naturaleza ayuda mucho a que nos ocurran estas cosas, por eso entiendo tan bien cuando tu vas a tu maravilloso pueblo a descansar.
    Un abrazo muy fuerte y un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  7. Qué texto bellísimo, me transportó!!!
    Gracias por compartirlo.
    Un abracito.

    ResponderEliminar
  8. Un Beso,
    O sí, alguna vez me ha sucedido... y es fantástico..Preciosa historia. El Gozo,La Gracia..

    Un abrazo muy sereno para ti
    Naia

    ResponderEliminar
  9. Gracias a tí Marina, por estar aqui.
    Un abrazo fuerte, Sina

    ResponderEliminar
  10. Es una sensación muy desconcertante al principio, pero muy placentera.
    Un abrazo y un beso para tí, Naia.
    Bona nit, fins demà.

    ResponderEliminar
  11. Querida Yamuna.
    Ya lo he visto bien. Como siempre magnifico post lleno de enseñanza. Cuando te fundes en el SER ya no hay hierba, ni abeja, ni flor, ni yo, solo SER.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Nos complace informar a nuestra querida Sina-Yamuna de su nombramiento como Ministra de Paz, Amor y Espiritualidad en nuestro Museo de la Luna, en compañía de su amiga Naia Salud.

    Nos haría un gran favor, pues ello me inspiraría las cualidades que usted cultiva y representa y me impulsaría a ser una gobernanta muchísimo más pacífica, amorosa y espiritual de lo que soy. Sin renunciar a mi mal carácter, por supuesto: No queremos quedarnos sin comedia...

    Si acepta el nombramiento, basta con que incluya nuestro logotipo rojo de Audrey Hepburn en una esquinita de su blog, donde a usted le parezca mejor, para simbolizar con ella su unión a nuestra red ministerial de amigas sinceras.

    Por mi parte he creado una sección en el museo que incluye a todas las personas que forman parte del Museo de la Luna apoyando nuestra comunidad de amistades. Y Gotas de Luz forma parte de ella por derecho propio.

    Es usted una maravilla y debo aprender mucho de su sabiduría. Saludos cordiales (y humildes).

    PS. Confío en que le guste nuestra imagen de Lakshmi, Sarasvati y Ganesha, que son hindúes, no budistas, pero que representan las mismas buenas virtudes. Ya veremos cuánto me dura la afición a la bondad. Ayúdeme a perseverar en la calma.

    ResponderEliminar
  13. Para mí es un honor mi querida Reina aceptar este nombramiento, espero que mi amiga Naia también esté de acuerdo.
    Por mi parte aportaré al Museo unos gotitas de luz, que siempre vienen bien.
    Maravillosa la imagen de los dioses, les dará un toque oriental y protección contra la oscuridad ...
    Si su Majestad me lo permite, le daré un abrazo muy luminoso, sin que sirva de precedente.

    ResponderEliminar
  14. Me alegro de que ya se puedan ver bien los mensajes, era un problema del tamaño de los videos.
    Así es, cuando te fundes con el Ser, todo lo demás sobra.
    Un abrazo y un beso para tí, Sankaradas.

    ResponderEliminar