He aquí la hermosa descripción que da el maestro vietnamita Thich Nhat Hanh de la Iluminación de Buda:
Gautama se sintió como si una cárcel que le había retenido durante miles de vidas se hubiese abierto de golpe. La ignorancia había sido el carcelero. A causa de la ignorancia, su mente había estado obscurecida, como la luna y las estrellas ocultas por las nubes de tormenta. Nublada por interminables oleadas de pensamientos ilusorios, la mente había dividido falsamente la realidad en sujeto y objeto, yo y otros, existencia y no existencia, nacimiento y muerte, y de esas distinciones surgían opiniones erróneas: las prisiones de los sentimientos, ansias, aferramiento y el devenir. El sufrimiento del nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte sólo contribuía a engrosar los muros de la cárcel. Lo único que se podía hacer era apoderarse del carcelero y contemplar su verdadero rostro. El carcelero era la ignorancia ... Una vez eliminado el carcelero, la cárcel desaparecería y ya nunca volvería a construirse de nuevo.

14 comentarios:

  1. Eso es: verse a sí mismo y descubrir que el carcelero es una entidad ilusoria. Con solo verlo, desaparece la ilusión.
    El texto es magnífico, tiene mucha poesía. Gracias por el regalo, Sina. Un abrazo de luz.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por este magnifico post.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cuando te vuelves el observador entonces los barrotes comienzan a caer, gracias por esta entrada un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te haya gustado el texto y de tener noticias tuyas.
    Un fuerte abrazo para ti, Andrea

    ResponderEliminar
  5. Por nada, para mí es un placer copiar textos tan maravillosos.
    Un abrazo muy luminosopara ti, Furia

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti Guillem, por tu visita.
    Un abrazo luminoso, Sina

    ResponderEliminar
  7. Hay que ser un buen observador, la no implicación hace el resto ...
    Un abrazo y un beso para ti, Queoquina

    ResponderEliminar
  8. Contemplar el rostro del carcelero, reconocerlo y liberar la ilusión dual. Así todo proceso desaparece.

    Mil gracias por tu entrada.

    Un abrazo de luz.

    ResponderEliminar
  9. Bona nit, sina

    La ignorancia es el mayor de los obstáculos que podemos tener. Ella nos trae los miedos, la ira, la rabia, el egoísmo, ....todas las emociones con carga negativa y emociones contrarias que solo cubren momentáneamente las alegrías.

    Precioso texto.

    Un abrazo muy sereno y un beso grandote con buenas vibraciones para ti,
    Naia

    ResponderEliminar
  10. Así es Teresa. Gracias a ti por tu visita.
    Un abrazo muy luminoso, Sina

    ResponderEliminar
  11. Bona nit, Naia
    El antídoto siempre es el amor...
    Un abrazo amoroso y un beso, Sina

    ResponderEliminar
  12. Gracias Yamuna, un texto muy esclarecedor, sobre las rejas que nos aprisionan

    Feliz dia, un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  13. El texto es excelente. Yo debo estar muy lejos de tanta sabiduría, porque por momentos creo descubrir a ese carcelero y los barrotes comienzan a evaporarse... pero vuelvo a la ignorancia nuevamente.
    Tengo mucho por aprender, todavía.
    Un abracito.

    ResponderEliminar