La renuncia lleva en sí tristeza y alegría a la vez: tristeza al comprender la futilidad de las antiguas costumbres, y alegría a causa de la visión más amplia que empieza a desplegarse cuando se es capaz de abandonarlas. Ésta no es una alegría común; es una alegría que da origen a una nueva y profunda fuerza, una confianza, un estímulo permanente que proviene de descubrir que no estamos condenados a nuestros hábitos, que realmente podemos liberarnos de ellos, que podemos cambiar y hacernos cada vez más libres.
Sogyal Rimpoché

16 comentarios:

  1. Hola querida Sina, qué playita tan rica nos muestras hoy... y qué rico nadar en esas aguas en pura desnudez de creencias tan limitantes y tan pesadas!...

    Liberarse, hummmmmmmmmm, qué palabra tan fantástica!

    Muchos abracitos de amor, amiga mía

    ResponderEliminar
  2. Renunciar lo relaciono con la libertad plena de la que gozamos algunos... renunciar trae alegrías y tristezas por el desapego ocasionado que siempre es fructífero y productivo... Me gustó este post! Gracias por compartirlo! Cariños y bendiciones!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Sina: gran verdad nos traes hoy: la dificultad de abandonar los antiguos hábitos, y eso lo sabes si por ejemplo has dejado de fumar :( lo que cuesta!!
    Gracias y un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Querida Joy, a que apetece entrar en esas aguas ... y más si nos vamos desprendiendo de nuestras ataduras terrenales, la sensación de libertad es maravillosa.
    Un abrazo lleno de cariño, para ti,
    Sina

    ResponderEliminar
  5. Hola Vani! Eso pienso yo, la renuncia es alegría y libertad.
    Muchas bendiciones para ti.
    Sé feliz.

    ResponderEliminar
  6. Hola Zanara! Que poco cuesta apegarse a las cosas y cuanto cuesta dejarlas, verdad?
    Se trata de no crearlas ... dejarlas pasar, desde nuestro centro sabemos hacer eso ;)
    Un luminoso abrazo,
    Sina

    ResponderEliminar
  7. Me lo copio y me lo llevo. Lo relaciono con algo que quiero lograr hace rato, que es dejar de fumar. Sé que cuando lo logre me sentiré mejor y más libre, además de más sana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La renuncia es uno de los actos humanos más profundos y dolorosos, pero a la vez renovadores. Un afectuoso y cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Encantada, querida Marina, de que cojas lo que desees.
    Ánimo y fuerza para conseguir tu objetivo!!!
    Un abrazo lleno de luz.

    ResponderEliminar
  10. Pero detrás de esa renuncia hay alegría y fuerza ... y como premio final la libertad ...
    Un luminoso abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sina, como bien dicen dejar los malos hábitos no es fácil, sin embargo cuando tenemos conciencia de ellos sin juzgarnos o culparnos y hasta sin esperar los resultados cuando los queremos cambiar, ya se comienza a sentir razgos de una liberación que dá el ánimo para seguir en la observación, un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
  12. Asi es Queo, lo primero es la intención, aunque a veces cuesta mucho entrar en acción, pero ... hay que dejar de alimentar las costumbres.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Todo es cuestión de entender que no dependemos de nada, ni de nadie. Cuando te liberas, eres tú.

    Te dejo un abrazote sereno, silencioso con aroma canela,

    Naia

    ResponderEliminar
  14. Querida Sina.
    La renuncia es basica, hay que renunciar a la renuncia, todo está bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Gracias querida Naia.
    Un abrazo lleno de cariño para ti.

    ResponderEliminar
  16. Querido Sankaradas.
    Tu lo has dicho, todo está bien.
    Un abrazo lleno de luz.

    ResponderEliminar