No faltaba nada

Un día del último noviembre vimos una maravillosa puesta de sol. Estaba caminando por un prado por el que discurría un pequeño arroyo, cuando por fin el sol, justo antes de ocultarse después de un día frío y gris, alcanzó un espacio sin nubes en el horizonte. Una luz increíblemente suave y brillante cayó sobre la seca hierba y los troncos de los árboles en el horizonte opuesto y sobre las hojas de los robledales en la ladera de la colina, mientras nuestras sombras se alargaban hacia el este de la pradera como si fuéramos sólo motas de polvo bajo sus rayos. Era una luminosidad inimaginable un instante antes y el aire era tan cálido y sereno que a aquella pradera no le faltaba nada para considerarla un paraíso.
Y cuando nos dimos cuenta de que aquello no era un fenómeno singular e irrepetible, sino que sucedería de nuevo, por siempre y para siempre, en un infinito número de atardeceres, alegrando y tranquilizando a cualquier chiquillo que por allí pasara, resultó aún más magnífico.
Henry David Thoreau

13 comentarios:

  1. hermoso, el ermitaño de Walden.

    ResponderEliminar
  2. Así es Amelia, él creó una utopía ...
    Un abrazo, Sina

    ResponderEliminar
  3. Gracias por todo lo que compartes y das. Eres un sol muy bello Sina.

    Cuídate y gracias.

    ResponderEliminar
  4. El solitario comparte su soledad.
    La gota de luz es un sol.
    El mundo, en este blog tuyo, querida Sina, es bienaventuranza.
    Un abrazo enorme para ti.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Yahaira por tus bellas palabras.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Gracias maravillosa Furia, siempre escribes cosas tan bonitas ...
    Me alegro mucho de que te sientas bien en mi blog, hazlo tuyo, tienes siempre las puertas abierta.
    Desde el corazón, un abrazo, Sina

    ResponderEliminar
  7. Hola Sina:

    Gracias por traernos tanta belleza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Se suceden los atardeceres, siempre los tenemos, solo debemos creer en ellos, comtemplarlos y Ser.

    Te dejo un abrazo muy sereno y un beso que lo acompaña,
    Naia

    ResponderEliminar
  9. Lo singular e irrepetible está siempre sucediendo para nuestra alegría.
    Hermoso y tranquilizador texto.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  10. Qué lindo es tomar conciencia de los fenómenos de la existencia, y ver con mirada renovada lo que siempre ha estado ahí, para nuestro gozo...

    Gracias Sina, amiga, por tan bella imgen y escrito.

    Un cariñoso abrazo

    ResponderEliminar
  11. Así es, en cada instante se ven milagros, solo hay que saber darse cuenta ...
    Un abrazo luminoso para ti, Angeles



    Gracias a ti Joy, por estar aquí y aportar siempre tu granito de arena.
    Muchos besos, Sina

    ResponderEliminar
  12. La maravilla siempre existe, este texto nos recuerda la actitud que nos hace disfrutar a pleno y sentir total felicidad.
    A veces me preocupo mucho y me siento mal, y de pronto miro a través de mi ventana y allá veo el desierto y sus colores al atardecer... y entonces me olvido de los problemas.
    Besitos, que estés bien.

    ResponderEliminar
  13. Hay momento de total brillantez y otros en los que no sabemos hallarla, nos ofuscamos. Que cada vez tengamos más momentos luminosos y llenos de gozo.
    Un abrazo,linda Marina!

    ResponderEliminar