Así pues, ¿quién eres?

Así pues, ¿quién eres? No eres los objetos exteriores, no eres los sentimientos, no eres los pensamientos. Sin esfuerzo alguno eres consciente de todos ellos, de modo que no eres ellos. ¿Quién o qué eres tú? Repítetelo así a ti mismo: "Tengo sentimientos, pero no soy esos sentimientos. ¿Quién soy? Tengo pensamientos, pero no soy esos pensamientos. ¿Quién soy?..."
De este modo ve retrocediendo hacia el origen de tu consciencia. Vuelve al Testigo; descansa en el Testigo. No soy los objetos, ni los sentimientos, ni los deseos, ni los pensamientos. Pero entonces, la gente comete, generalmente, un grave error. Creen que si se basan en el Testigo no van a ver algo o sentirán algo, algo realmente vívido y especial. Pero no vas a ver nada. Y si ves algo, será tan sólo otro objeto: otro sentimiento, otro pensamiento, otra sensación, otra imagen. Pero todo eso son objetos, eso que tú no eres.
No, basándote en el Testigo lo único que percibirás será una sensación de libertad, una sensación de liberación, una sensación de alivio... de alivio al sentirte libre de la terrible constricción del sentirte identificado con esos nimios, minúsculos objetos finitos, tu pequeño cuerpo, tu pequeña mente y tu pequeño ego, los cuales son objetos que pueden ser vistos y, por lo tanto, no son el verdadero Observador, el auténtico Ser, el puro Testigo, lo que tú realmente eres.
Ken Wilber

24 comentarios:

  1. Los objetos, ni la vestimenta ni los títulos o la riqueza material son referentes o "testigos" de lo que somos, eso se refleja en tu ser y en tu corazón. Me encantan tus entradas, gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un alumno, de unos seis años, más o menos, me dijo una vez, cuando terminábamos de hacer un ejercicio de relajación con una visualización guiada:
    SEÑO, YO DE VERDAD SOY ESO QUE ME HACE COSQUILLITAS ADENTRO DEL PECHO DEL QUE PARECE QUE SOY
    Me morí de amor por ese niño en aquel instante. Tuve la suerte de trabajar muchos años en la docencia, que es uno de los mejores caminos de aprendizaje, y nos encontramos con maestros como este nene,que nos dan las mayores lecciones.
    Uy, perdón, me fui de tema, pero leí y se me hizo presente el suceso.
    Abrazo grande, que tengas muy hermoso fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Saludos amiga Sina.

    Yo no soy
    miro la rosa
    delicia en el aire.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Sina, el hábito de "Yo no soy" sin juzgar solo observar, es lo que lleva a la libertad, gracias un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Y ¿Quién soy, amiga ? aún no le averiguado, cuando más me encuentro es, cuando pienso que soy o me gustaría ser un animal, como los que contemplo casi a diario
    me ha encantado, Sina
    un abrazote muy apretujadito, hoy que hace fresquito por aquí

    ResponderEliminar
  6. ...algo así como el caminante que le encargaron llevar cuidadosamente el valioso cántaro con agua al final del camino. Pasaron muchos años para el caminante protegiendo el valioso cántaro.
    Un buen día, el cántaro se le escurrió de entre las manos y se cayó al suelo, se rompió en mil pedazos, y el agua que el contenía se derramó.
    Fue libre por fín.

    gracias otra vez

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que te sean útiles, Caperucita.
    Solo el Ser somos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me alegro que te guste, Toni.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Marina, los niños son tan sabios ... ellos tienen esa conexión con el Ser.
    Feliz domingo.
    Un abrazo amoroso.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Peregrina, bello haiku.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Así es Queo, es el descarte lo que hace que nos quedemos con lo único que realmente necesitamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. El Ser, mi querida Arianna.
    Eres un Ser muy luminoso, amoroso y muy dulce.
    Otro abrazo lleno de cariño y una caricia.

    ResponderEliminar
  13. Sabia historia Santoshan.
    Busquemos esa libertad, desapeguemonos de todo!!!
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Soy la luz, no los objetos iluminados. Hermoso texto, Sina querida. Gracias por estas perlas. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  15. Toda la razón. Me alegro de que te haya gustado el texto.
    Gracias a ti, querida Furia.
    Un abrazo amoroso.

    ResponderEliminar
  16. A mí también me gustó y mucho.
    Permíteme que lo copie en mi carpeta de 'textos impresionantes'.

    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Es un placer, todo tuyo.
    Un abrazo para ti, Buscador

    ResponderEliminar
  18. Gracias mi Sina, como me ha gustado esta hermosa entrada, tan verdadera!
    Un abrazo mi amiga,
    Maribel

    ResponderEliminar
  19. Gracias, querida Maribel, por todo.
    Un amoroso abrazo.

    ResponderEliminar
  20. La soportable levedad del SER.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias Francisco, por tu aporte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Amén...Namasté...Om

    Te dejo un abrazo enorme lleno de aromas cálidos y veraniegos, querida amiga
    Besitos Sina

    Naia

    ResponderEliminar
  23. Pues Amén.
    Un amoroso abrazo, bella amiga Naia.

    ResponderEliminar