La Gran Búsqueda

En su forma más elevada, el buscar adopta la forma de la Gran Búsqueda Espiritual. Deseamos salir de nuestro estado no iluminado (de pecado, engaño o dualidad) y pasar a un estado iluminado más espiritual. Deseamos abandonar el lugar donde se encuentra el Espíritu e ingresar donde el espíritu mora.....
La Gran Búsqueda es, sencillamente, ese impulso, el impulso final, que obstaculiza la presente realización del Espíritu. Y es así por una sencilla razón: La Gran Búsqueda presupone la pérdida de Dios. La Gran Búsqueda refuerza errónea creencia de la no presencia de Dios y, de esta manera, vela por completo la realidad de Su presencia inmanente. La Gran Búsqueda, fingiendo amar a Dios, es en realidad el mecanismo por el cual apartamos a Dios; el mecanismo mediante el cual prometemos hallar mañana aquello que existe únicamente en el ahora intemporal; el mecanismo que obcecadamente nos fija en el futuro haciendo que nos perdamos el evanescente presente y con él, el rostro sonriente de Dios.
Ken Wilber

20 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Ahí me he perdido!!!....Pranam sabda?...
    Bueno, como decía Picasso: "yo no busco, encuentro"
    Espero no perder nunca de vista el rostro sonriente de Dios!
    Un besote
    PD: EH!...He ido a la playa. Gloria divina!...Me he dejado abrazar por las olas y acariciar por los rayos de sol y el susurro de la brisa.
    Vengo cargadita de sol!

    ResponderEliminar
  3. Victoria,
    Solo le he saludado como lo hace él.

    Yo también espero que ni tu ni yo perdamos de vista el rostro sonriente de Dios.
    Ya ves, Dios solo está en el momento presente, hay que estar en el aquí y ahora ...

    Qué bien!!! Me alegro mucho, se te nota rebosante de energía.
    Yo he estado en el bosque, como siempre, feliz, allí, en el silencio, escuchando a los pajaritos ... y abrazando árboles ;) Y rocas, que las hay muy grandes. Es un bosque muy especial.
    Un abrazo lleno de cariño, bella amiga.

    ResponderEliminar
  4. La gran búsqueda
    no está lejos,
    quizá la hallemos
    buscando en nuestro
    interior.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Sina, como dicen: No hay nada que buscar, solo hay que estar en el aquí y en el ahora, Dios siempre está, uno es el que se despista. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Victoria se referia a mi respuesta Sabda.
    De todos modos Victoria tiene su blog, donde puedes hablar con ella. Te dejo el enlace http://elmundodeviky.blogspot.com/

    No hay que pensar en negativo, porque entonces atraes lo que estás pensando.
    Wilber para mí, es un excelente Maestro, suficientemente reconocido, así que no hay peligro ¿?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Wilber dice algo muy cierto. Cuando estás muy concentrado en el Ser, a veces ocurre, es como si todo lo demás sobrara. Pero es solo una sensación, hay que ir más allá.
    Gracias Marisa, sigamos buscando en nuestro interior.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Tienes razón Queo, solo nos despistamos a veces.
    Gracias, amiga.
    Un abrazo muy amoroso.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Sina por esta entrada que viene para recordarme que no hay nada que buscar, porque todo ya está aquí con lo justo y necesario. Maravilloso! sentirse tan liviana.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  11. Solo hay que fluir, querida Neytiri, dejar que la vida nos lleve, con paz y quietud.
    Gracias por tu visita.
    Un abrazo luminoso!

    ResponderEliminar
  12. Asi es querida Sina, otro toque de atención, andamos de flor en flor, en ninguna nos posamos y nos llenaos de lo que es, la tenemos delante y no nos satisface queremos algo diferente más hermosa que huela mejor, al final todo es lo mismo, volvemos al ser, a nuestro hogar

    Gracias por esas chispas de luz , abrazos

    ResponderEliminar
  13. También es preciso buscar el modo de evitar ese deseo último, siempre contradictorio como tal; de eludir la búsqueda misma.

    Tal vez la solución sea la inacción más absoluta... busquémosla :))

    Interesante post.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Muy buen texto, muy verdadero, gracias por compartirlo.
    Yo siento que aunque haya cosas que se tienen tan claras, se pierden y se vuelven a encontrar, y eso es parte del camino cuando no somos grandes sabios. Aunque no sé cómo se mide la elevación espiritual.
    Buscar, tener la intención ya es váido, vivir con Dios ennuestras vidas y tratar de estar presentes. Pero a veces nos perdemos y luego volvemos a encontarnos..
    Yo lo vivo así, qué sé yo.
    Me llevo el texto y lo guardo para releerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias a ti Arianna, por estar aquí.
    Aquietémonos, ya hemos llegado.
    Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  16. Si, busquémosla, sin buscar ;)
    Un abrazo para ti, Buscador.

    ResponderEliminar
  17. Marina, es que nos movemos en espiral, de ahí que no todo sea lineal en nuestras vidas.
    Solo hay que escuchar nuestro corazón y seguir el camino.
    Gracias, amiga.
    Un abrazo muy amoroso.

    ResponderEliminar
  18. muy de acuerdo con Wilber, la busqueda "el gran obstáculo"...
    gracias por esta entrada

    ResponderEliminar
  19. Gracias a ti, Santoshan.
    Pienso como tu, claro. Wilber es muy lúcido, sabe ver ...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar