La fragancia de la eternidad

Cayó sobre mí como una ola.
La ola se había originado en una clara comprensión verbal que se evaporó de repente dejando tras de sí sólo una fragancia indescriptible, una fragancia de eternidad; el estremecimiento de la flecha en el cielo. Debí de quedarme allí unos minutos, como en trance, con la conciencia no verbal de que "Esto es perfecto, perfecto" ... Entonces floté de espaldas en un río de paz bajo puentes de silencio. Surgió de la nada y fluyó hacia la nada. Y luego dejó de haber río, dejó de haber "yo". El "yo" había dejado de existir ... Y cuando digo que el "yo había dejado de existir", me refiero a la concreta experiencia tan incomunicable verbalmente como el sentimiento que despierta un concierto de piano, y, no obstante, real. Sólo que mucho más. En realidad, su rasgo principal es la sensación de que este estado es más real que cualquier otro que se haya experimentado anteriormente.
Arthur Koestler

20 comentarios:

  1. Excelente que haya encontrado las palabras para expresarlo! Esa fragancia de eternidad, maravilla de sentir lo real como nunca!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez fué el sentimiento juicioso de perfección, el que alejó la experiencia.

    Magnífico texto.

    Besos desde el ocaso.

    ResponderEliminar
  3. El sonido del piano
    ola que inunda el alma
    solo silencio.

    !Hermoso regalo el que nos has traido hoy!

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Sina (y a Arthur Koestler), qué buen texto nos has regalado. Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  5. Eso pensé yo también.
    Un abrazo, querida Marina.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro que te haya gustado.
    Un abrazo Buscador!

    ResponderEliminar
  7. Qué bello haitu, Peregrina, que expresa a la perfección la fragancia de la eternidad.
    Gracias a ti, amiga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Si lo es, las palabras te conducen a sentir esa sensación dentro de ti, a recordar esa eternidad ya vivida.
    Un amoroso abrazo, querida Victoria.

    ResponderEliminar
  9. Me alegro que te guste, Toni.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  10. lo alucinante de querer expresar con palabras "esos estados" es que siempre, siempre, te quedas corto a mil legüas...

    un saludo cariñoso

    ResponderEliminar
  11. Saludos cordiales.

    "La ola se había originado en una clara comprensión verbal..."

    El llegar a la comprensión de algo permite que el sistema endócrino secrete endorfinas en el organismo. La felicidad es la resultante.

    El éxtasis, la iluminación, está mas allá de los procesos físicos.

    Atentamente
    Erick

    ResponderEliminar
  12. El lenguaje verbal siempre ha sido limitado, pero, dentro de estas limitaciones, podemos, a veces, intentar describir nuestras sensaciones.
    Desde la sencillez y la humildad, todo vale.
    Un cariñoso saludo, Santoshan.

    ResponderEliminar
  13. Así es Erick, solamente desde el equilibrio podemos llegar a alcanzar estos estados de conciencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Hermoso Sina...
    Las palabras sobran.
    Un abrazo cariñoso mi amiga
    Maribel

    ResponderEliminar
  15. Gracias, bella Maribel.
    Un abrazo amoroso.

    ResponderEliminar
  16. experimentarlo y ser conscientes de que es posible, tan sencillo, y tan grnde a un mismo tiempo.

    Gracias por traernos otra jollita más.

    un besazo

    ResponderEliminar
  17. Lo bueno es poder llegar a ese estado, disfrutarlo.
    Gracias a ti Hoka hey, por tu visita.
    Un beso.

    ResponderEliminar