La vía del no esfuerzo

... Poonjaji se volvió hacia mí y me preguntó directamente:
Cuando no hay pasado ni futuro, ¿quién eres?
Me descubrí buscando en mi mismo quién era y en el instante en que me volví hacia mi interior se produjo lo que puedo describir como una explosión de silencio. Mi cuerpo estaba vivo y vibraba de energía, pero la mente estaba totalmente en silencio. Él repitió la pregunta y me vi a mí mismo diciendo:
Yo soy.
No había nada más que decir.
Muy bien -respondió mientras se le iluminaba el rostro-. Y ahora, ¿quién eres cuando no hay el "yo soy"?
Hubo entonces otra explosión en mi interior, tras la cual mi boca dijo:
Nada.
La palabra surgió de un lugar desconocido, pero en cuanto la pronuncié supe que era la respuesta correcta. Mientras pronunciaba la palabra mi cuerpo y mi mente parecieron explotar de nuevo en un silencio aún mayor. Anteriormente le había hablado de mis hábitos y tendencias mentales, mencionándole que los consideraba claramente los obstáculos que obstruían mi atención. Él me miró y me preguntó:
Ahora, ¿cuál es la naturaleza de todas esas tendencias mentales de las que antes me hablabas?
La experiencia que estaba teniendo me dio la respuesta:
No poseen realidad alguna.
Bien, me dijo. Ahora comprendes. Aquí es donde empieza nuestro trabajo.
Murray Feldman

10 comentarios:

  1. Buenísimo Sina!

    Un gran maestro sin duda, por la forma en que fue llevando al preguntador hacia dentro, hacia su corazón!

    Y el final: excelente!

    Generalmente creemos que al llegar al silencio o a la unidad, habremos alcanzado "la meta". Pero ahí es donde empieza nuestro trabajo!

    El verdadero trabajo es hacer que esa naturaleza oculta, la del Amor real, sea la única que exista y se manifieste por siempre, sin interferencias!

    Hermosa entrada, hermosa Sina!

    Un dulce abrazo en el Amor silente!

    ResponderEliminar
  2. Que alucinante entrada cargada de fuerza, Sina.

    Coincido con Willy; lo más gracioso es que justo cuando llegas a ese punto acabas de empezar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Podemos usar bien o mal nuestra mente, pero aún esto es mejor que ser manejado por ella.
    Este post resume muy bien la trascendencia del secuestro mental y los beneficios de su superación.
    Genera 'pensamientos flecha' del tipo 'por aquí', 'por allá'... cuyo origen va mucho mas allá de nuestra mente.
    Me encantó.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Diálogo impecable. ¡Qué fuerza! Gracias, Sina, por compartir la luz. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Cuando estás en el camino con la persona o personas adecuadas, todo es muy fácil, muy sencillo.
    Me alegro que te haya gustado, un placer compartir contigo.
    Un dulce y amoroso abrazo, para ti Willy.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto, solo la lectura de este texto ya te transporta, tiene una vibración muy alta.
    Me siento solo como el vehículo usado, para tal fin.
    Un abrazo para ti Aviló.

    ResponderEliminar
  7. Todo se dió en el origen, solo hay que saber usarlo en el momento adecuado.
    Pensamientos flecha, mmmmm, me gusta, abre puertas que estaban cerradas ...
    Besos para ti, Buscador.

    ResponderEliminar
  8. Solo somos vehículos del Ser.
    Para qué creernos más?
    Gracias a ti, querida Furia.
    Un dulce abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho esta historia.
    Soy un limpiador de Barcelona, mi vida ha estado llena de esfuerzo, y sigue estándola. Pero ¿qué ocurre cuando algo observa desde fuera ese esfuerzo?
    Felicidades por tu trabajo, Sina, recibe un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  10. Bienvenido Gunther.
    Todos podemos ser espectadores ...
    Gracias!
    Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar