La vida está llena a rebosar de lo nuevo, pero es necesario vaciar lo viejo para dejar sitio y que penetre lo nuevo. El proceso de vaciamiento puede ser muy doloroso, pues cuando hayas quedado vacía de lo viejo, quizá experimentes la sensación de no tener nada a lo que agarrarte y de hallarte sola y desprovista de todo. Tal vez creas que la vida es completamente inerte y vacía, sin sentido alguno; quizá te sientas movida a lanzar tus manos en gesto de desesperación. Date cuenta de que si estás pasando por esa racha, o una parecida, se trata de ese proceso de ser vaciada de lo viejo para poder ser rellenada con lo nuevo. Nunca abandones la esperanza; aférrate a ella hasta que estés completamente vacía de todo. A continuación podrás volver a empezar en la novedad del Espíritu y la verdad. Puedes convertirte en una niña pequeña y disfrutar al máximo la maravilla de esta nueva vida a medida que te vayas llenando de una forma gradual.
Eileen Caddy

18 comentarios:

  1. Querida Yamuna.

    Quien está vaciado saluda a la vaciada Yamuna, porque en este vacio está la unidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Querido Sankaradas, pues seamos Uno.
    Un abrazo luminoso, Sina

    ResponderEliminar
  3. Gracias Manuel por tu comentario.
    Si, la metamorfosis ...

    ResponderEliminar
  4. Renovarse, volver a empezar de nuevo, sin lastres,es lograrlo....
    con los ojos del corazón de una niña, con su inocencia, despues de haber pasado la catarsis dolorosa, pero al fin liberada
    q. entrada más acertada, para la vuelta a la reflexión
    de nuevo el querer soltar el alquitrán q. contienen tus alas y no te dejan volar, q. no te deja avanzar,
    Gracias amiga por tus palabras
    recibe un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es a traves de un continuo vaciamiento de uno mismo que va surgiendo el espacio necesario para que aquello que es Sagrado se manifieste.
    Así pues, no hay que tener miedo a vaciarse, a ser nada, porque aunque doloroso es un proceso imprescindible en el camino de retorno al Ser.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a tí por tu comentario, siempre acertado.
    Un abrazo muy luminoso para tí, Arianna

    ResponderEliminar
  7. Así es Xavi B, yo también lo creo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. El instante se desprende del instante. Es nuevo pero viejo. La metamorfosis es el juego de la vida.
    Lo que nace y lo que muere (esa dualidad aparente del instante) nos muestra la no-dualidad de la vida, que está contenida en un momento único.
    Como dice Eileen, "puedes convertirte en una niña pequeña y disfrutar la maravilla de esta nueva vida".
    Tanto tu post, como los comentarios, son una plegaria en donde Dios mismo es el que pronuncia la plegaria. Gracias por crear este espacio de fulgor y armonía, Sina. Un abrazo luminoso...

    ResponderEliminar
  9. Mi Querida Sina

    "Lo que le da su valor a una vasija de barro es el espacio vacío que hay entre sus paredes."

    Somos esa vasija que vaciamos... para que quede lo real, lo absoluto, el Ser.

    Un abrazo cargado con mucho cariño Sina!
    Maribel

    ResponderEliminar
  10. Gracias Furia por tus palabras.
    Un abrazo lleno de luz, Sina

    ResponderEliminar
  11. Así es Maribel, solo somos la vasija.
    Un abrazo muy amoroso, Sina

    ResponderEliminar
  12. Namasté querida amiga,

    Me vacié de mucho...aunque algo me queda y estoy en este proceso final...a veces me siento en conjunción con todo lo que es, a veces..la mente me hace jugarretas ... me aferro a mi ser, el me dá la entereza y la firmeza, para continuar

    Un abrazo muy sereno y un beso lleno de buenas vibraciones para ti, Sina

    Naia

    ResponderEliminar
  13. Cuanto cuesta el vacio! Siempre salen emociones y pensamientos que no conocíamos ...
    Lo que tu dices, hay que confiar en el Ser, Él sabe ...
    Un amoroso abrazo, Sina

    ResponderEliminar
  14. Porqué no sentir los cambios?
    Por qué no aferrarse al sentir?

    Si al final sólo somos conductos,
    caminos...
    y seres de tránsito.
    Buenospensares.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Así es ...cuando sientes ese vacio y vas dejando atras lo conocido hasta quedarte sin agarraderos porque lo que tenias ya no sirve y sientes que se acabó una etapa y que ahora ya no hay nada...ya no sabes nada ...es doloroso ,en ese punto quedas vulnerable como un niño desnudo.


    Un abrazo Yamura , me ha gustado encontrar tu blog

    ResponderEliminar
  16. Acabo de ver vuestros escritos, un poco tarde ...
    Gracias Sir Bran y Peregrina por pasaros por aquí ...
    Un abrazo fuerte, Sina

    ResponderEliminar
  17. Ay... Qué doloroso y necesario el desapego de los apegos!

    Cómo, si no, dar ese salto al vacío, "ligero de equipaje"???

    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar