Dentro del patio de un castillo, sin puertas ni ventanas, con altos muros, había dos caballos encerrados. Cada cual pateó una muralla distinta tratando de derribarla para escapar. Uno de ellos se cansó. “Los muros son muy espesos. Nunca podré echarlos abajo. Mejor me tiendo en el suelo a dormir”. Así lo hizo… El otro caballo siguió pateando. Durante mucho tiempo no logró nada. Pero un día, cuando menos se lo esperaba, el muro cayó y él pudo ver un hermoso paisaje que le ofrecía su hierba verde… El primer equino, al verlo galopando libre y feliz, trató de seguirlo, pero una invisible barrera no le permitió escapar. Desde lo alto de los muros le llegó una voz: “¡Cada caballo tiene que labrar su propia salida!”… El animal comprendió la lección y comenzó a patear su muro, día y noche, sin cejar, hasta que la pared se derrumbó y obtuvo su libertad.
Alejandro Jodorowky

14 comentarios:

  1. Muy buenas enseñanzas,
    nos deja este texto,
    gracias por traerlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ahí estoy yo, pateando sin parar. Algún día caerá mi muro....

    Me ha encantado, muchas gracias

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  3. Qué gran lección, gracias por compartir este hermoso texto.
    Seguiré pateando y pateando hasta que mi muro se derrumbe...
    Un abrazo grande, querida Sina, que tengas un día pleno y feliz.

    ResponderEliminar
  4. Así es Marisa, hay que seguir, siempre.
    Gracias a ti, bella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ahí andamos, querida Silver, yo también pateo y algún día caerá ese muro y la luz nos cegará, pero será maravilloso.
    Gracias a ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro que te haya sido útil, querida Marina.
    Que tu también tengas un día lleno de sonrisas y mucho amor.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La libertad no reside en la caída del muro, sino en rascarlo y patearlo, cada golpe, cada brizna de arena que se desprende... es el medio que se convierte en el fin en sí mismo.

    Hermoso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Así es, disfrutar de cada instante es la clave.
    Pero a veces, algunas veces, que caiga el muro es el síntoma de la entrada en la luz, es poder salir de la oscuridad.
    Es un proceso de transformación y lleva implícito el cambio.
    Me alegro que te guste.
    Un dulce abrazo, Buscador.

    ResponderEliminar
  9. Todo esfuerzo tiene su recompensa aunque tarde en aparecer , al final del tunel oscuro siempre hay luz
    nada es estéril, pero tu muro has de derribarlo tú
    Estupenda reflexión que nos anima a seguir en el empeño
    Abrazos amorosos para tí Sina

    ResponderEliminar
  10. Gracias querida Arianna, por tu visita.
    Así es, hay que hacer el esfuerzo para que algo suceda y tener fe en que pasará.
    Un dulce y amoroso abrazo, bella.

    ResponderEliminar
  11. ¡Me ha encantado! Está claro que nadie puede hacerlo por ti, cada uno encuentra su propia salida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me alegro que te haya gustado.
    Cierto Mara, nadie puede hacerlo por nosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar